logo
Noticias
EFE / EFEEFE / EFE
Noticias 15/09/2021

Estas son las localidades de Bogotá en las que inicialmente patrullarían los militares

Se prevé que los primeros patrullajes mixtos- entre soldados y policías- se activen esta noche con la llegada de alrededor de 300 militares.

Localidades de Bogotá en las que patrullarán los militares. El apoyo de Policía Militar a uniformados de la Policía Metropolitana de Bogotá como estrategia para combatir la inseguridad, es una de las propuestas que la Alcaldía ha elevado al Gobierno Nacional.

De acuerdo con la alcaldesa Claudia López, a corto plazo, se espera que sean asignados al menos 2.000 soldados a la estrategia.

Eso sí, no quiere que la presencia de estos uniformados sea interpretada como la orden de militarizar Bogotá, tema que en el pasado ha rechazado con vehemencia.  “En ningún caso habrá militarización de Bogotá, pero sí nos parece conveniente que la Policía Militar apoye al personal de la Policía Metropolitana de Bogotá”, mencionó.   Según su explicación, esta ayuda se vería representada en dos tareas concretas: patrullaje de vigilancia disuasiva del crimen en ciertas zonas críticas que están teniendo problemas de hurtos; y apoyo en requisas y desarme.

Localidades de Bogotá en las que patrullarán los militares

Kennedy, Bosa, Ciudad Bolívar, Rafael Uribe Uribe, Usaquén y Mártires, son las localidades que más presentan homicidios y hurto, por lo que inicialmente la estrategia se centraría en estos lugares.

Poco después de conocerse la propuesta, el Gobierno Nacional, a través del ministro del Interior, Daniel Palacios, reveló su posición.

El funcionario destacó que cualquier militarización debe cumplir estándares internacionales. “He escuchado que la alcaldesa de Bogotá ha hablado de que la Policía Militar puede acompañar algunos de esos esfuerzos y eso, cuando se haga, se debe hacer dentro de los estándares internacionales y los criterios de acompañamiento del Ejército en la función de la Policía Nacional, que es la que está llamada a combatir la criminalidad urbana y los actos de inseguridad y convivencia ciudadana”, dijo.

De hecho, este miércoles 15 de septiembre estas palabras cobraron sentido con la llegada de los primeros militares.  Se prevé que los primeros patrullajes mixtos se activen esta noche con la llegada de alrededor de 300 uniformados de la Brigada 13 del Ejército, quienes inicialmente harán presencia en puntos críticos del sur de la ciudad, especialmente en la localidad de Kennedy. Concretamente estarán en Patio Bonito y María Paz.

Dada la coyuntura la alcaldesa volvió a pronunciarse.  “Lo que los ciudadanos queremos es a los delincuentes en las cárceles y los ciudadanos en las calles, caminando tranquilos sin zozobra”, aseguró.

¿Es conveniente?

El debate se da en medio de hechos de inseguridad que a diario son percibidos por la comunidad; sumado a casos de abuso de autoridad que desconciertan a la ciudadanía.  Por eso las opiniones son tan diversas.

Desde el Concejo de Bogotá, por ejemplo, llovieron las críticas. Una de estas voces fue la de la concejal Ana Teresa Bernal, de la bancada Colombia Humana-UP. “Alcaldesa no confundamos a la ciudadanía. Solicitar el acompañamiento de la Policía Militar sí es militarización, su órbita es el ejercicio militar armado, no la seguridad de la sociedad civil. Es un mensaje negativo desde un gobierno que se autonombra progresista”, señaló.

Mientras tanto, los comerciantes han manifestado su apoyo. “En el tema de seguridad tenemos que hacer parte absolutamente todos. Que la Policía Militar acompañe esta labor de patrullaje y control de armas es muy importante. Necesitamos ese trabajo porque definitivamente en Bogotá falta más pie de fuerza”, expuso el director ejecutivo de Fenalco Bogotá, Juan Esteban Orrego.

PUBLIMETRO también consultó a expertos. “Considero que la propuesta es bien intencionada en la medida en que finalmente es el reconocimiento de la existencia de un problema (inseguridad) que cada vez se agrava más; ahora, veo que ese problema se ha agravado lo suficiente como para que esa cooperación de la que habla la alcaldesa se haga dentro del marco de la figura de la asistencia militar que está en el Código de Policía, comentó Javier Rincón, director del Observatorio de Derecho Militar de la Universidad Javeriana.

También dijo que tomar esa medida por fuera de asistencia militar generaría vacíos en términos operaciones, “que es lo que más preocupa, tanto a la ciudadanía, desde una perspectiva de control, como a los propios militares, desde una perspectiva de responsabilidad”.

Rincón concluye que en el corto plazo la medida podría funcionar en términos de disuasión, sin embargo, en el largo plazo, no sólo se necesitaría aumentar el pie de fuerza de la Policía en Bogotá sino replantear la manera en cómo se está ejerciendo dicha labor.

Paralelamente, Luis Carlos Montenegro, coordinador del área democracia y protesta de la fundación Comité de Solidaridad con Presos Políticos y secretario técnico de la campaña Defender la Libertad: asunto de todas, expresó a este medio que es una contradicción afirmar que no se militarizará la ciudad. En la vigente discusión de la reforma a la Policía, uno de los puntos que hemos expresado las organizaciones defensoras de derechos humanos tiene que ver con la desmilitarización de la Policía Nacional; y eso, a la vez, tiene que ver con solicitudes que hemos elevado a distintos organismos internacionales de derechos humanos donde solicitamos que la Policía Nacional no sea parte del sector de Defensa y pase al Ministerio del Interior o al de  Justicia”, dijo.

“Nuestra posición- agregó– es que personas formadas militarmente no tienen la capacidad ni la potestad de darle atención a situaciones que son específicamente cívicas, porque la Policía, por naturaleza legal y constitucional, es un cuerpo cívico”.