logo
Noticias
 /
Noticias 18/06/2021

Ni el tamal ni la lechona tendrán etiqueta de comida chatarra

Ni el tamal ni la lechona tendrán etiqueta de comida chatarra. En un plazo de seis meses el Ministerio deberá definir qué es un comestible ultraprocesado.

Ni el tamal ni la lechona tendrán etiqueta de comida chatarra. Así lo aseguró el representante Mauricio Toro

El congresista explicó cuáles son los productos que deberán tener el etiquetado frontal de advertencia, de acuerdo al proyecto aprobado.

¿Cuáles productos llevarán el etiquetado?

Según dijo Toro en diálogo con Blu Radio, “son todos los comestibles ultraprocesados que tengan excesos de azúcares, sodio o grasas; por ejemplo, algunos cereales como el que dice que te hará más fuerte“.

Sin embargo, el proyecto indica que será el Ministerio de Salud el que tendrá la responsabilidad de determinar qué productos son ultraprocesados.

Se tiene que hacer una catalogación por parte del Ministerio de cuáles son los productos ultraprocesados y sus significados“, agregó Toro.

Sobre el etiquetado, indicó que serán tres octágonos en la parte frontal del empaque que dicen: con exceso de azúcar, con exceso de grasa y con exceso de sodio.

En el caso de las comidas típicas colombianas, el representante dijo que “la lechona, el perro caliente, el tamal no son productos ultraprocesados, que tengan alto excesos añadidos de azúcares, grasas y sodio. Esos todavía son alimento“.

Sobre la diferencia entre un alimento y un comestible dijo que “un alimento es todo lo que vienen de la tierra que es mínimamente procesado. Por eso hablo de las achiras, que son de harina; de las papitas, que son de papa; que son productos que alimentan a pesar de tener una fritura o un bajo nivel de procesamiento. Mientras que un comestible prácticamente es químico, tiene el 2% de natural y el resto son grasas, azúcares, edulcolorantes y una cantidad de aditamentos dañinos para la salud“.

Según indicó el representante, el Ministerio tiene seis meses para que emita la reglamentación de la ley. En esta debe definir claramente qué es un ultraprocesado y la industria deberá empezar a generar el etiquetado.

Ni el tamal ni la lechona tendrán etiqueta de comida chatarra