logo
Noticias
/ Captura YouTube La Patria / Captura YouTube La Patria
Noticias 16/06/2021

Desarticulada una banda de call centers que estafaban a miles de víctimas en el país

Conozca cómo operaba la banda para que no lo estafen luego.

Una mujer manizaleña sería la cabecilla del grupo de personas que estafaban y robaron cerca de 5 mil millones. Desarticulada una banda de call centers que estafaban a miles de víctimas en el país.

La agrupación de personas se dedicaban a llamar a diferentes víctimas y estafarlos con productos financieros ficticios, además, haciéndose pasar por entidades bancarias del país internacionales.

El mayor director de la Dijín, Fernando Murillo, comentó los detalles de las capturas que se llevaron a cabo. En dos fases, la Dijín habría capturado a 30 personas primero y luego a 21. Las penas podrían estar entre 4 y 16 años.

Según la Dijín, la mujer en cabeza de esta organización delincuencial es una mujer que vivía en un estrato alto de la ciudad de Manizales, tiene diferentes lujos y carros de alta gama.

Desde joven habría ingresado a un call center a ofrecer tarjetas de crédito, portafolios y créditos. Hace diez años se habría independizado y formado su propio call center.

Desarticulada una banda de call centers que estafaban a miles de víctimas en el país

La Policía comentó que junto a otro hombre, quien capacitaba a los trabajadores que ingresaban al call center. Además, algunos aspectos graves del caso es que al parecer, establecían alianzas con empleados de entidades bancarias. Estas alianzas se basaban en que los empleados les vendían por 20 y 30 millones bases de datos de clientes. Estas poseen números de contacto, tipo de producto financiero, cupos, fechas de vencimiento de tarjetas y códigos de seguridad.

A las víctimas en las llamadas les ofrecían falsos productos financieros y hasta exoneraciones de cuotas de manejo falsas de tarjetas de crédito y otros beneficios.

En el caso también estaría involucrado un exfuncionario de una entidad privada de vigila y regula la actividad de los call centers en el país. Este personaje recibía pagos de los cabecillas de la organización para que las investigaciones regionales del call center salieran a favor. Así, evitaban el bloqueo de códigos y permisos especiales para el funcionamiento.

Los delincuentes en el call center, según la Dijín, actuaban haciendo decir “sí” a las víctimas en la llamada para luego hacer una edición. Esto lo hacían para legalizar la compra de un producto financiero que nunca llegaba.

Luego, después de que la persona fuera a hacer la reclamación al banco les enseñaban la llamada editada. Las estafas iban entre 500 mil y 1,5 millones.