logo
Noticias
Noticias 31/05/2021

Los juegos del hambre: así se siente una madre cabeza de hogar que no tiene trabajo

¡Por poco y entrega a sus hijos al ICBF!

¡El panorama es desalentador! Los juegos del hambre: así se siente una madre cabeza de hogar que no tiene trabajo.

Para nadie es un secreto que la pandemia ha dejado a muchas personas sin trabajo y otros a punto de estar en quiebra.

La evidencia papalmente de esto es Angy Cometa, quien le dijo al programa de Caracol TV; Los Informantes, que la situación que ella vive es como a estar en “Los Juego del Hambre”.

“Yo lo veo que es menos gente comprando y más gente intentando vender algo”, indicó la mujer que durante la pandemia lo perdió todo. Pues está es la historia que hay que luchar día a día para comer y sobrevivir.

En el programa, la mujer expresó que durante la pandemia perdió el empleo y se le acabó el “rebusque”, pues en el contexto como el que estamos viviendo, este término se convirtió en todo un reto.

“Yo aguanto hambre en la calle, pero ver a mis hijas aguantar necesidades, un baño digno, (…) mejor yo las entrego a Bienestar Familiar”, dijo Cometa.

Cabe recalcar que, ella indicó que aunque ese fue el pensamiento en medio de dicha desesperación, decidió seguir adelante y luchando con sus hijas.

Los juegos del hambre: así se siente una madre cabeza de hogar que no tiene trabajo

La mujer es bachiller, estudió en el Sena, pero nunca ha podido conseguir un empleo luego de presentar en diferentes ocasiones las hojas de vida, informó el medio.

“Me exigían una experiencia laboral de por lo menos un año y yo no la tenía”.

Cometa le gustaría poder salir a marchar en las protestas; las cuales llevan más de un mes, pero ella dice que no se puede dar ese ‘lujo’, pues debe seguir sobreviviendo.

Es importante mencionar que, la mujer vivía junto con sus dos pequeñas de 10 y 8 años en una habitación a medio terminar por la cual pagaba 350.000 pesos al mes. Lo anterior lo solventaba con las artesanías que ella misma hacía, pero la pandemia afectó sus ventas.

Por consiguiente, en los siguientes meses no logró pagar el arriendo. Ante esto, Angy y sus hijas fueron sacadas de su vivienda y, en su primera noche en la calle, debieron soportar la lluvia en una esquina, con el temor de que las protestas se fueran a poner violentas y las agredieran.

Cabe mencionar que por lo menos 20.000 familias o más se encuentran en una situación de pobreza similar, tan solo en Bogotá, así lo indicó el mismo programa.

Los juegos del hambre: así se siente una madre cabeza de hogar que no tiene trabajo