logo
Noticias
Noticias 28/05/2021

En Philip Morris International también quieren que los cigarrillos sean un asunto del pasado

Le dicen sí a un Futuro Libre de Humo. Conozca acá sus 10 razones.

Desde hace más de una década, la empresa tomó una decisión histórica: dejar de vender cigarrillos en un plazo de 10 a 15 años.

Desde ese momento están construyendo el futuro de la compañía basado en una nueva categoría de productos libres de humo que, aunque no están exentos de riesgo, son una mejor alternativa para los fumadores adultos que quieren seguir consumiendo nicotina y están buscando mejores opciones en comparación con fumar cigarrillos.

Estas son las 10 razones que los llevaron a esta transformación:

  1. Si no fuma, no empiece; si fuma, déjelo; si no lo deja, cámbiese.
  2. La mejor decisión que puede tomar un fumador es dejar el tabaco y la nicotina por completo; sin embargo, muchos no lo hacen. Gracias a la ciencia y la tecnología, se han desarrollado alternativas sin combustión y en consecuencia sin humo que son una mejor opción que el cigarrillo.
  3. La nicotina no es la causa principal de las enfermedades relacionadas con fumar cigarrillo. La nicotina, aunque adictiva y no exenta de riesgo, no es la causa principal de las enfermedades relacionadas con el tabaquismo. Son las otras sustancias presentes en el humo, generado por la combustión del cigarrillo, las que son responsables.
  4. Al eliminar la combustión se reducen en promedio un 95% los niveles de las sustancias dañinas en comparación con el cigarrillo[1]. La evidencia científica independiente, estudios de la industria e investigaciones de entes regulatorios internacionales demuestra que la combustión del tabaco y el humo que libera producen la gran mayoría de las sustancias nocivas en los cigarrillos. La eliminación del proceso de combustión produce que los niveles de sustancias químicas dañinas puedan reducirse significativamente en comparación con el cigarrillo.
  5. En PMI también quieren que los cigarrillos sean un asunto del pasado. Esperan que en Colombia haya una reducción sostenida y significativa del consumo de cigarrillos y por eso, aplauden las acciones de las autoridades direccionadas a promover la cesación y prevenir la iniciación. Sin embargo, se requiere un tercer enfoque, el de la reducción de daño, para los más de 1.000 millones de fumadores adultos que continuaran con el hábito en un futuro próximo.
  6. Los productos de tabaco o nicotina no deben ser dirigidos ni consumidos por menores de edad o no fumadores. Cuentan con estrictos controles internos que aseguran que todas las prácticas de mercadeo, comercialización, relaciones públicas, eventos y comunicación estén dirigidas a fumadores mayores de edad exclusivamente.
  7. Las alternativas al cigarrillo deben ser analizadas rigurosamente por la ciencia. Se han invertido más de $8.100 millones de dólares en investigación, ciencia y tecnología, y continuarán haciéndolo. Más allá del análisis, más de 30 laboratorios independientes y organizaciones gubernamentales han confirmado elementos importantes de la investigación. La información que resulte de estos esfuerzos debe ayudar a guiar las decisiones de las autoridades. Esos estudios deben analizarse objetivamente con base en la ciencia que los respalda.
  8. Se debe tener en cuenta el enfoque de reducción del riesgo y daño. Este enfoque tiene como objetivo reducir los impactos negativos del consumo de tabaco, promoviendo alternativas de menor riesgo, estrategias de autocuidado y otros productos para las personas que de otra manera continuarían con el hábito de fumar cigarrillo.
  9. Reconocer que los productos libres de humo no están libres de riesgo, contienen nicotina, pero son significativamente menos riesgosos para los fumadores adultos que continúan fumando cigarrillos: son productos nuevos y, por ende, requieren una nueva regulación.
  10. Ser partidarios de una regulación exclusiva para la categoría de productos de riesgo reducido. Esta debería prohibir la venta a menores, garantizar el acceso de fumadores adultos a información factual y objetiva sobre el perfil de riesgo de los productos, incluir advertencias de salud diferenciadas, definir el uso en espacios cerrados y exigir la evidencia científica de cualquier información pública referente a la reducción de riesgo o daño del producto.

En estos tiempos de cambios rápidos, siempre se puede optar por no hacer nada. En lugar de ello, PMI ha fijado un nuevo rumbo para la empresa: ha elegido hacer algo realmente grande y que tiene el poder de transformar la sociedad:  en Philip Morris también quieren que los cigarrillos sean un asunto del pasado.

[1] Fuente: “95% menos” representa el promedio de reducción en los niveles de una amplia gama de químicos dañinos (excluyendo la nicotina) en comparación con el humo de una referencia estándar de cigarrillo (3R4F). ​

*Entre Coltabaco SAS y Publimetro existen acuerdos comerciales a efectos de publicar este artículo[2]