logo
Noticias
Noticias 19/05/2021

El verdadero Jesús Santrich murió hace 30 años y un otro tomó su nombre

Sale a la luz esta historia que ocurrió hace varios años. El verdadero Jesús Santrich murió hace 30 años y un otro tomó su nombre.

Luego de que se conociera que alias Jesús Santrich habría sido muerto en combates en Venezuela, su nombre tomó fuerza en el mundo. No es para menos, uno de los enemigos del acuerdo de Paz murió la noche del lunes 17 de mayo. A pesar de que aun no hay registro fotográfico sobre su muerte, las mismas disidencias de las Farc confirmaron su deceso.

Pues ahora la historia del nombre de Jesús Santrich se ha tomado los buscadores en el país, la sencilla razón la gente quiere saber la verdadera identidad de este guerrillero y de donde obtuvo su alias.

El verdadero Jesús Santrich murió hace 30 años y un otro tomó su nombre

Lo que se conoció y según reveló un vecino cercano del verdadero Santrich, este murió hace 30 años a manos de un agente del DAS. Todo se dio en medio de una riña y de un malentendido que ocurrió el 17 de noviembre de 1990.

El verdadero Jesús Santrich se sabe que estudió biología y química de la Universidad del Atlántico. Que fue un amigo cercano de uno de los miembros más polémicos de las Farc. Eran tan cercanos que Seuxis Pausias decidió tomar su nombre y utilizarlo como su alias.

Jesús Santrich tenía 28 años cuando murió en un estadero y como lo registra el diario El Tiempo, fue militante de la “Juventud Comunista del Atlántico (Juco)”.

El agente del DAS que acabo con la vida del verdadero Santrich fue José Mauricio Solarte Duarte, un joven de 24 años que en estado de embriaguez desenfundó su arma contra Jesús.

Alias Santrich

Por su parte, alias Jesús Santrich fue uno de los principales líderes en los diálogos de paz celebrados en La Habana. Se caracterizó por representar a la línea más dura e intransigente de la guerrilla.

Parcialmente ciego por un problema degenerativo, el síndrome de Leber, que afecta los nervios ópticos, Santrich siempre aparecía usando gafas negras. Además de una Kufiyya (pañuelo palestino) sobre sus hombros.

Así fue como se dio a conocer cuando el Gobierno y las Farc estaban en la fase previa de las negociaciones en Oslo. Y le dijo “tranquilo, Bobby, tranquilo” al jefe del equipo negociador del Gobierno, Humberto de la Calle, en referencia a una canción de Juan Luis Guerra.

También en esa ocasión, al ser preguntado por TVE si las Farc estaban dispuestas a pedir perdón a sus víctimas, respondió en tono burlón con la letra del bolero “Quizás, quizás, quizás”.

Otro episodio propio de su estilo ocurrió en los pasillos del Congreso cuando arrebató el micrófono y llamó “cretino” a un periodista. El comunicador le había preguntado a su compañero Byron Yepes acerca de los abortos a los que eran obligadas a someterse las guerrilleras bajo su mando.