logo
Noticias
 /
Noticias 03/04/2021

Familia cumplió más de veinte horas con el cadáver de un abuelito en la sala

Por colapso en las funerarias.

De nuevo se registran congestión en las funerarias lamentablemente en esta capital. Familia cumplió más de veinte horas con el cadáver de un abuelito en la sala.

Este caso ocurrió en el barrio Villa Estadio, de Soledad, Atlántico. Una familia reportó al diario El Heraldo que lleva un día con los restos de José María Rivera, un hombre de 76 años que falleció en la sala de su casa el jueves a las 4. p.m.

Familiares del fallecido denunciaron la demora por parte de la funeraria para realizar el procedimiento correspondiente con el cadáver para su posterior inhumación.

A parecer el abuelo murió por un paro respiratorio.

“Él estaba sentado en la casa y de repente dejo de respirar, no sabemos si fue un infarto o un ataque; lo único que sabemos es que dejo de respirar. Murió alrededor de las 4:00 p. m. y mi mamá fue la primera en darse cuenta”, dijo Dayana De Ávila, nieta de José María al diario El Heraldo.

La familia del occiso llamó innumerables veces a la funeraria y allí les solicitaron unos documentos del fallecido, los cuales debían diligenciar para que se les prestara el servicio.

“Ellos dicen que están gestionando, que esperemos la llamada, que necesitan una autorización de Bogotá o algo así. La cuestión es que nosotros estamos tratando de enviar los documentos, pero la funeraria no contesta”, indicó la nieta.

Debido a las demoras, la familia se comunicó hasta con una patrulla de la Policía Nacional para agilizar el proceso del traslado del cuerpo porque representaba un riesgo infeccioso para los moradores de la casa.

Secretaría de Salud de Soledad también estuvo en la vivienda para verificar los hechos y buscarle una salida pronta.

Después de 20 veinte horas el cadáver pudo ser trasladado para darle cristiana sepultura.

Este viernes la letalidad del coronavirus cobró la vida de 42 personas en Barranquilla, la más alta del país.

Familia cumplió más de veinte horas con el cadáver de un abuelito en la sala.