logo
Noticias
Foto: Bård Bøe (Captura de pantalla El TIEMPO) / Foto: Bård Bøe (Captura de pantalla El TIEMPO)
Noticias 10/02/2021

Robaron bebé a mujer en Bogotá y lo encontró 32 años después en Noruega

Se trata de una conmovedora historia.

Los hechos se dieron en el barrio Minuto de Dios, en Bogotá, en 1987.

En ese entonces, Jonathan, de tres años, jugaba en el jardín de su casa cuando llegó un hombre y le dijo que fueran a comprar dulces. Desde entonces no volvieron a saber de su paradero.

El Tiempo reseñó la conmovedora historia. Juan Jiménez, uno de los hermanos de Jonathan, fue quien se dio en la incansable búsqueda de su hermano.

Una de las pistas apuntaba que su hermano estaba en Estados Unidos. Luego de que le negaran la visa algunas veces, Juan inició estudios de actuación y así logró que le dieran la oportunidad de irse a Estados Unidos a buscar a Jonathan.

Años después, en 2018, a Juan le llegó un correo electrónico de una compañía de ADN llamada ‘My Heritage’, donde envió los datos y esperó. La respuesta llegó el 2 de diciembre de 2019, cuando recibió un correo de la compañía que decía que le habían mandado un mensaje.

Se trataba de un mensaje en inglés que decía: “¡Oye! Soy John, de 34 años y actualmente vivo en Noruega. Fui adoptado en un orfanato en Colombia a la edad de cuatro años. No tengo familia conocida, lo cual es parte de la razón por la que tomé este examen… El resultado sugiere que eres mi medio hermano, tío o sobrino, así que a menos que tú también seas adoptado, ¡parece que estoy muy cerca de encontrar más información sobre lo que me pasó en Colombia en los años 80!”.

Robaron bebé a mujer en Bogotá y lo encontró 32 años después en Noruega

De ese modo, Juan y Jonathan se encontraron en Noruega, pero luego viajaron a Colombia. Legaron al país el 7 de enero de 2020.

En la puerta de su casa lo esperaba toda su familia, junto a una chiva con música en vivo.

“Esa primera vez que lo vi yo temblaba, toda la familia estaba pendiente de que no me fuera a dar nada, las piernas como que no me daban, yo estaba parada con el letrero de bienvenida y sentía que me desmoronaba”, resaltó a El Tiempo Ana, mamá de Jonathan.

Desde entonces siguen unidos como familia, enviándose mensajes diariamente.