Noticias

Iglesia en Atlántico se quedó esperando la llegada de Jesús

Muchos trasnocharon la noche del jueves en vigilia, pero nada fuera de lo común ocurrió.

Gran expectativa generó esta larga espera la noche del jueves en el corregimiento de Isabel López donde nada trascendental ocurrió. Iglesia en Atlántico se quedó esperando la llegada de Jesús.

En vigilia y durante toda la noche de este jueves, los miembros congregados en la Iglesia Evangélica de Berea, estuvieron a la espera de que el milagro sucediera y tener el privilegio de haber profetizado la segunda venida de Cristo a la tierra, pero nada sucedió.

Tras el paso de las horas, no se reportó que algún hecho sobrenatural se hubiera manifestado en esta población.

Lo que sí alborotó la calma de las apacibles noches en este pueblito fue la curiosidad de los vecinos y medios de comunicación que estuvieron atentos a que algún «hecho divino» ocurriera.

Mientras tanto se escuchaban los cantos y oraciones de los integrantes de esta comunidad que al interior de la casa esperaban a Jesús este 28 de enero.

Estos fueron interrumpidos por algún vecino bromista que les arrojó una piedra en el techo con el fin de asustar a los fieles.

«Uno no pudo dormir por lo que está pasando en esa casa. Uno tiene miedo y por eso el pueblo está así. Todos trasnocharon por esa misma razón y es que no sabemos qué pueda pasar. Parece una secta. No son cosas normales aquí”, dijo Martha Santamaría al diario El Heraldo.

Otro de los familiares de las personas allí reunidas contó como su esposa había cambiado su comportamiento al ingresar a esta comunidad religiosa.

“Esa iglesia ha afectado mucho a mi esposa. A ella le cambiaron la vida. Le comenzaron a prohibir cosas. Le decían que yo la podía contaminar porque no hacía parte de su religión. Según ella, cometió un pecado y la apartaron de la iglesia. Ahora no duerme, ni come. Tiene problemas mentales y está apartada hasta de nuestro hijo. No sé qué pasa allá adentro con la gente”, aseguró Jhonny Angulo a El Heraldo.

Hacía las 3 de la mañana varios de grupo de curiosos salieron a las calles a preguntar si algo había pasado en la iglesia, pero nada extraño se había reportado.

La jornada de vigilia amaneció en calma en las dos sedes de la iglesia, tanto en Isabel López, como en Barranquilla, en la casa del pastor Gabriel Ferrer, donde también se congregaron varias personas allí reunidas, por voluntad propia y en «buenas condiciones de salud», según informaron las autoridades locales.

De acuerdo a los testimonios de familiares muchos de los miembros de la iglesia renunciaron a sus trabajos, vendieron propiedades y bienes para unirse a esta vigilia en espera de la llegada de Jesús.

Incluso algunos fieles se alejaron de familiares y amigos porque no querían «contaminarse» para poder recibir el «arrebatamiento de Jesús».

Autoridades locales informaron que hablaron con feligreses de la iglesia Berea, en Isabel López, pasada la medianoche. Les preguntaron cómo se sentían frente al hecho de que no sucedió nada. Ellos respondieron que seguirán esperando lo que diga el pastor y que la fe sigue intacta.

Iglesia en Atlántico se quedó esperando la llegada de Jesús

Tags

Lo Último


Te recomendamos