"Es una bomba de tiempo": habitantes del sur exigen soluciones ante deslizamiento en Doña Juana

Entidades del Distrito, en cabeza de la Uaesp, se comprometieron a trabajar para mitigar los impactos que el deslizamiento haya generado entre los vecinos.

Por Ginna R. Sánchez

Durante varias décadas los habitantes del sur de la capital, que residen en inmediaciones del relleno sanitario, han tenido que padecer de enfermedades, malos olores y presencia de ratas y moscas.  Es una deuda que ningún Gobierno ha podido saldar. La mecánica siempre es la misma: traer la basura y enterrarla. Aunque existen propuestas para dar otro tratamiento a los residuos, a la fecha ninguna alternativa se ha podido concretar.

Esta difícil situación se agravó en las últimas horas tras presentarse un derrumbe en el botadero. Según datos oficiales, fueron 70.000 toneladas de basura las que se removieron. Muchos recordaron el derrumbe que se presentó en el mismo lugar, en 1997.

“Los moscos y las epidemias nos persiguen, porque el aire nos trae todos esos malos olores, eso es constante, independientemente del derrumbe. Eso sí, las últimas ha sido peor.  Lo que queremos es que ese botadero sea retirado completamente. Esto es una bomba de tiempo, un cilindro que colocaron a largo plazo”, dijo a PUBLIMETRO Francy Perdomo, residente del barrio Monteblanco de Usme, uno de los puntos afectados por la situación.

También relató la noche de terror que tuvieron que soportar por cuenta de la emergencia: “en el barrio se sintió un ruido muy fuerte, como una explosión, sentimos mucho temor porque todo estaba oscuro, no había luz. Pasamos toda la noche en vela para mirar dónde estaba el daño. Con las horas nos enteramos que las grietas estaban para el lado de Mochuelo (…) Nos encontramos perjudicados porque ninguna entidad ha venido a preguntar cómo estamos”.

De otro modo, Samuel Aya, habitante de “toda la vida” de Mochuelo Alto, uno de los sectores más cercanos al relleno, pidió que no se estigmatice su barrio, pues es zona rural, donde muchos campesinos trabajan de sol a sol para que no nos falten los alimentos. También hizo un llamado sobre el manejo del relleno.  “El operador encargado (CGR Doña Juana), es un operador que ha incumplido en varios temas, en varias ocasiones se han presentado deslizamientos. Como comunidad pedimos que no le permitan más la operación a esa entidad. Además, pedimos que no se siga permitiendo un basurero a cielo abierto, sino que se construyan unas plantas adecuadas para el manejo”, expresó. Al cierre de esta edición el CGR no se había pronunciado.

Habitantes del sur exigen soluciones ante deslizamiento en Doña Juana

La Unidad Administrativa Especial de Servicios Públicos (Uaesp) detalló que una vez la situación fue reportada se conformó un equipo técnico con la Agencia Nacional de Licencias Ambientales (Anla) y a la Superintendencia de Servicios para monitorear la situación.

De acuerdo con la entidad, desde febrero la Alcaldía puso en conocimiento de la Superintendencia de Servicios Públicos “las constantes irregularidades del concesionario CGR Doña Juana y además expuso la necesidad de retomar la operación del Relleno por el Distrito para darle el manejo serio y responsable que necesita”.

La alcaldesa también se pronunció, a través de un video publicado en sus redes sociales. Inicialmente, envió un mensaje de solidaridad a los habitantes del sur de la capital, afectados por la situación. "Le mando un abrazo a toda la gente de Ciudad Bolívar, Usme, Tunjuelito.  Tuvimos una noche amarga por el deslizamiento en el relleno. Por fortuna no fue demasiado grave, fue dentro del relleno, no afectó a los barrios aledaños, solo con los olores, pero no fue demasiado grave", explicó la mandataria.

A renglón seguido se refirió a las acciones que se tomarán: “esto es una más de muchas desgracias y que me duele por el sur de la ciudad que padece este problema. Ya estamos trabajando, no solamente en la mitigación del deslizamiento, sino de común acuerdo con la Superintendencia y la Anla para tomar una decisión definitiva, para que este relleno no siga siendo un tormento, como lo ha sido todos estos años en Bogotá”.

Órganos de control investigan los hechos  

La Personería de Bogotá aseguró que tras realizar reiteradas advertencias sobre “múltiples irregularidades en el manejo del relleno de Doña Juana por el concesionario CGR”, la Uaesp no tomó las medidas necesarias para obligar a cumplir el contrato al operador y evitar “este desastre anunciado”.

Desde mayo de 2016, hasta enero de 2020, la Personería realizó más de una decena de solicitudes y pronunciamientos pidiendo a la Unidad emprender acciones de fondo, “sin obtener respuesta real”. La entidad detalló que viene denunciando más de 30 irregularidades en la operación de la disposición final de unas 7000 toneladas diarias de basura.

En cuanto al tema del manejo de los Lixiviados (líquido contaminado que sale de la basura), el órgano de control resaltó que, en 2019, el relleno tenía almacenados 70.397,3 m³ de lixiviados, lo que equivale a más de 21 piscinas olímpicas de líquidos contaminantes. La entidad denuncia Pese que el CGR no ha tenido la capacidad para tratarlos en forma adecuada, evitando que se desestabilice el relleno y no cuenta con un permiso de vertimientos al río Tunjuelo.

De otro modo, La Veeduría Distrital anunció que el veedor delegado para quejas y reclamos realizará una vista al relleno en el transcurso del día. Luego, la entidad anunciará cuáles son las acciones que se tomarán desde sus competencias.

También le puede interesar:

 

 

 

Loading...
Revisa el siguiente artículo