Las medidas que piden los importadores de vehículos para salvar sus negocios

Por Juan Manuel Reyes Fajardo

Los importadores de vehículos en Colombia han pedido al Gobierno liberar una serie de restricciones que permitirían reactivar la economía.

Más de 72.000 empleos en Colombia dependen directa o indirectamente de la venta y distribución de vehículos. Con las excepciones de las plantas de ensamblaje de Renault, Chevrolet, Fotón e Hino, estos empleos son mayormente en importadores de vehículos. Incluso, las mismas marcas con ensamblaje dependen de estas importaciones, y se encuentran en una crisis por el covid-19.

Oliverio García, presidente del gremio de importadores de vehículos Andemos, destacó que este sector se paralizó completamente con la declaratoria de cuarentena. En una carta enviada al presidente Iván Duque, García destacó que se podrían vender 100.000 vehículos menos que en 2019. Esto implicaría unas ventas de 135.000 automóviles y camionetas nuevos en el año.

El gremio señala tres elementos fundamentales para reactivar las actividades del sector. Estas son incentivar el consumo, flexibilizar las jornadas laborales que permitan atender los requisitos de distanciamiento social en las empresas y permitir que los empleados puedan volver a sus puestos de trabajo una vez finalizada la etapa de confinamiento nacional.

"Consideramos fundamental avanzar en el restablecimiento de la actividad económica para proteger el tejido laboral del sector automotor donde la autorregulación jugará un papel clave por lo que se requerirá de mucha disciplina por parte de las empresas para implementar estrictos procedimientos de higiene, desinfección, distanciamiento, prevención y seguridad para proteger la salud de clientes, empleados y proveedores", aseguró García.

Entre otras medidas, los importadores de vehículos propusieron líneas de crédito blandas para compra de automóviles. También plantearon renovar los parques motores de las entidades estatales con las unidades ya importadas a Colombia. García propuso reabrir los concesionarios y talleres, proponiendo sistemas de autorregulación para reducir la posible entrada del virus a las marcas.

Incluso, como una medida para ayudar a la crisis, se planteó invitar a clientes que tengan sospecha de estar contagiados para que vayan en sus vehículos particulares y se realicen las pruebas rápidas en espacios adecuados tipo Drive-In. Estos tipos de pruebas se aplicarían con el acompañamiento de la Cruz Roja, que ha recibido vehículos de marcas como Kia y Nissan.

Más noticias aquí

Siga a Publimetro en Google News. 

También le puede interesar:

Loading...
Revisa el siguiente artículo