Así se desarrolla una vacuna contra el Covid-19

Este es el proceso hipotético de cómo funcionaría una vacuna en la que trabajan varias compañías alrededor del mundo.

Por Luz Lancheros

Según el Foro Económico Mundial, para frenar la pandemia del Covid-19, ya hay al menos 35 compañías y laboratorios que están en una carrera para desarrollar una vacuna que pueda ayudar a la población en el menor tiempo posible. Así se desarrolla una vacuna contra el Covid-19

Y, siendo optimistas, se daría, según la institución, en  un promedio de 18 meses mientras hay financiamiento, pruebas, producción y por ende la distribución a todos los países afectados. Y se está intentando todo: desde vacunas atenuadas, inactivadas y las de ARN mensajero, que a través de la genética, buscan inhibir el desarrollo del virus en las células. 

Una de las compañías farmacéuticas que trabaja en ello es Pfizer, que en alianza con BioNtech acordó una carta de intención para desarrollar una vacuna en conjunto basada en ARNm (ARN mensajero), que comenzará a finales de abril.

Las dos compañías ya habían trabajado juntas en el desarrollo de vacunas de este tipo para prevenir la influenza desde 2018 y ahora su gran apuesta será la del Covid-19.

Metro habló con Graciela Torres, médico epidemiólogo salubrista y  líder de vacunas Pfizer en mercados emergentes sobre cómo esta compañía desarrollaría una vacuna y en qué consiste. Así se desarrolla una vacuna contra el Covid-19

Hay otras vacunas en desarrollo, ¿cuál es el abordaje de su compañía y cómo actuaría? 

Esto es prioridad de salud pública. Por esa razón hicimos una alianza con BioNtech, laboratorio alemán que desarrolla de forma conjunta la vacuna y que empieza estudios químicos muy pronto.

Esta se desarrolla a través de la tecnología del ARN: este tiene un rol clave en la conformación de proteínas y es un componente que confiere información genética del ADN, a la vez que determina el orden que se van uniendo los aminoácidos de una proteína en cada célula viva.

Una vez que conocemos la composición de esta proteína, nosotros podemos hacer una programación del ARN con ese código. Entonces, la vacuna lo que busca, a través del ARN, es programar el código genético de la proteína del virus y con eso inocular al paciente para que pueda tener una respuesta inmune y una vez que exponga al virus en su estado natural, pues su células de memoria puedan responder y evitar que el paciente se enferme. Es el mecanismo que estamos buscando.

Esta tecnología es muy novedosa. Es un proceso nuevo y más rápido que los métodos previos de otras vacunas, que no contiene ninguna parte del virus, por lo que no se correría el riesgo de que el paciente tenga ninguna infección, ya que el segmento de ARN se prepara de forma sintética, con el código de la composición de la proteína clave del virus, que sabemos que es la que determina su nombre y que se adhiere a las células humanas para poder penetrar y replicarse en las mismas.

 

 “El segmento del ARN es sintético, por lo que no se toma ninguna parte humana ni animal y así se evitarían infecciones”

 

Hasta ahora están en un acuerdo de transferencia de materiales y colaboración para muchos países, menos para China. ¿De qué se trata eso? 

Pfizer y este BioNtech han colaborado juntos desde 2018 y han trabajado en virología. Hay mucho interés en la tecnología de ARN, y hay algunas compañías muy especializadas que son pioneras en esta investigación. BioNtech es una de ellas.

Desde ese año, junto con Pfizer, han colaborado para entender la dinámica de las vacunas de ARN y al tener una colaboración previa en los desarrollos de las vacunas de la influenza. Esto nos ha permitido que la colaboración sea rápida y ágil y que, a su vez, podamos empezar los estudios clínicos en varias partes del mundo.

Al trabajar también con una tecnología como esta, esperamos que existan procesos de manufactura más rápidos para generar vacunas a gran escala. Y estamos trabajando de manera acelerada para lograrlo.

Por otro lado, si China está excluida del acuerdo es porque BioNtech ya tiene una línea para ellos donde se desarrollarán los estudios al mismo tiempo.

Los estimados hablan de hasta 24 meses para tener la vacuna lista. ¿Podría darnos usted el suyo?

Sí. Tomaría de 3 a 5 años normalmente, pero esto requiere premura. Podría ser de 12, 18 meses,  incluso. Lo que puedo asegurar es que la industria trabaja fuertemente para que la vacuna se desarrolle y se aplique en el menor tiempo posible.

 

 

Loading...
Revisa el siguiente artículo