Colombiana inventó juego para aprender a multiplicar y obtiene distinción internacional

Holimaths les enseña a los niños a multiplicar jugando, mientras crean nuevas autopistas neuronales.

Por María Paula Suárez Navas

Adriana Ángel Rubio jamás se imaginó que el juego que inventó para que una de sus hijas se aprendiera las tablas de multiplicar en un solo día, por la premura de aprobar un examen, tuviera tanto éxito y le facilitaría la vida a tantos niños y padres de familia.

“La hija mayor de mi esposo, que entonces tenía 11 años, me dice un domingo a las 10 a.m que necesitaba estudiar matemáticas, que tenía un examen de división y no se sabía las tablas. No tenía idea de cómo enseñarle a un niño las tablas de multiplicar en una tarde. Se me ocurrió empezar a recortar papelitos e íbamos escribiendo en unos la operación y en otros el resultado”, contó Rubio.

Dichos papelitos evolucionaron y hoy son las cartas problema y las cartas solución de Holimaths, el nombre que lleva el juego, que ha recibido varias distinciones internacionales. Entre estas, el proyecto fue ganador en los Academic Choice Awards, en los que se premia la agilidad mental que pueden desarrollar juegos y juguetes.

“A mí simplemente me iba llegando a la mente cómo jugarlo. Nos sentamos a la mesa con mi esposo y les empecé a explicar las instrucciones de juego. Terminamos jugando toda la tarde. A las niñas les encantó y pedían que volviéramos a jugar. Efectivamente al otro día la niña pasó la prueba, cuando había podido errar completamente”, dijo Rubio.

Al ver que el juego había sido entretenido para sus dos hijas, Adriana comenzó desarrollar con ayuda de su esposo un prototipo muy básico del juego que pusieron a prueba con todas sus amistades. “Hicimos más de 1.500 pruebas y a los niños les gustaba, pero a veces era complejo que entendieran las instrucciones, porque eran muchas”.

La creación del juego fue en el 2014 y en el 2016 sacaron el primer tiraje de 1.000 unidades, que se agotó en seis meses.

Seis años después, el juego tiene 13 formas diferentes de jugarse con las que se desarrollan diferentes habilidades y aptitudes del niño frente a las matemáticas.

“En esencia el chico memoriza las tablas, pero sin darse cuenta, de una manera divertida, y va adquiriendo la habilidad de agilidad mental. En juego cumple con la promesa de que el niño aprenda la multiplicación, pero desarrolla nuevas autopistas neuronales que favorecen el pensamiento lógico, creativo, estratégico, la capacidad de análisis y el razonamiento espacial”, dice con propiedad su creadora.

La efectividad del juego fue estudiada por la Universidad de Talca, en Chile (país en el que Rubio reside hace siete años) que demostró que los niños obtenían 75% mejores resultados en un examen presentado después de tomar seis sesiones de una hora con Holimaths, comparado con lo que no lo habían hecho.

Hoy el juego se puede conseguir en Colombia en varios almacenes de grande superficie gracias a la intervención de Carvajal Educación en el proyecto, que ahora pertenece a la línea de Norma.

Rubio, quien es Comunicadora Social de profesión, dice que el juego ha cambiado el propósito de su vida, “porque ahora solo puedo pensar en crear, sobre todo con fines para la educación”.

De hecho, no pierde la esperanza de que Holimaths se convierta en la nueva alternativa entretenida de aprender matemáticas en Colombia y en Chile. Ya han tenido acercamientos con los ministerios de Educación de ambos países para que este método de aprendizaje sea tenido en cuenta en todos los colegios y centros de aprendizaje.

Holimaths
Loading...
Revisa el siguiente artículo