La propuesta de Claudia López a Duque sobre el Esmad

La propuesta de la alcaldesa electa divide opiniones

Por Natalia Martinez

Las manifestaciones que se han desarrollado desde el 21 de noviembre en el país han dejado una serie de lunares que han llevado a varios sectores a preguntarse qué hacer con el Esmad: si reformarlo, desmontarlo o dejarlo como está.

La alcaldesa electa de Bogotá, Claudia López, aseguró que la propuesta, más allá de desmontarlo o no, es que los alcaldes tengan autonomía plena para decidir si el Esmad sale o no a las calles.

Esta propuesta se la habría hecho, directamente, López al presidente Iván Duque en una reunión.

Esto reaviva el debate sobre qué hacer con el Esmad y pone sobre la mesa un punto de descentralización.

“Un primer tema, que ya tuve la oportunidad de conversar con el señor presidente es que es normal en esta temporada se avecinan cambios en las cúpulas de diferentes ciudades, también en la Mebog. Yo he estado discutiendo con el señor presidente algunos nombres y espero que él los tome en consideración, para designar al nuevo comandante de la Policía Metropolitana de Bogotá. Trabajaremos con el que él designe”, indicó la política a Blu radio.

Contexto:

La muerte del joven Dilan Cruz, denuncias sobre detenciones irregulares y, la más reciente, la captura de una estudiante que luego fue movilizada en un vehículo sin distinciones visibles de la Policía, son hechos que han generado una polémica en el país en torno al Escuadrón Antidisturbios. Tanto así que ayer se realizó un debate de control político.

¿Pero qué tal viable es desmontar una división antidisturbios en Colombia?

Para el experto en seguridad Juan Carlos Ruiz, profesor de la facultad de Ciencia Política de la Universidad del Rosario, “no hay policía en el mundo que no tenga una división antimotines de manejo y organización de masas”. Por eso, desde su punto de vista, la idea de desmontar el Esmad le resulta “peregrina”.

“Se podría desmontar y montar nuevamente algo con un nombre parecido o diferente y no cambiaría sustancialmente el problema”, indicó.

En el caso colombiano, lo que debe procurar el Estado es que no se presenten excesos de poder y eso, según el experto, se logra “encuadrando bien a los policías” y siguiendo los protocolos.

“Creo que los de estos días han sido actos desafortunados. Pienso que hay un problema de encuadramiento de los oficiales hacia el pie de fuerza. Es decir, cuando los patrulleros del Esmad están en terreno, necesitan tener una guía de un superior jerárquico que les diga cuando actuar y cuando no”, indicó.

Ruiz también señala que “es fundamental que se sigan unos protocolos muy serios, que estoy seguro de que el Esmad los tiene, pero da la impresión de que a veces no los han seguido”.

Por ejemplo, en manifestaciones que se han desarrollado en el Reino Unido, las fuerzas antidisturbios han seguido protocolos de manejo “muy serios, en los que se piensa más de dos veces antes de lanzar gases lacrimógenos”. ¿Entonces qué sucede en el caso colombiano?

El general Hoover Penilla, comandante de la Policía de Bogotá, respondió a las recientes acusaciones. Aseguró que el paro está afectando la confianza de los bogotanos a la entidad. “Estamos llegando a unos niveles de susceptibilidad muy altos. (…) Nosotros como Policía debemos garantizar (las protestas) y protegerlas, pero también debemos dar una respuesta al ciudadano del común”, dijo.

También defendió el actuar de los uniformados en estos días de protestas manifestando que “llevamos varias semanas dentro de unas jornadas de protesta social que tengo que reconocerlo: no estábamos acostumbrados. Estábamos acostumbrados a tener aglomeraciones, manifestaciones, marchas, protestas que duraban unas horas y no permanecían en el tiempo. Estamos en este momento ante una situación que permanece en el día a día”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo