Alarma por el aumento de consumo de comida chatarra en los últimos años

Por EFE

Las ventas de alimentos y bebidas ultraprocesados, conocidos como comida chatarra en América Latina crecieron en la región un 17,5% del 2009 a la fecha, según un informe presentado este lunes por la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

Según la organización, la venta de este tipo de comida creció entre 2009 y 2014 en 8,3%. Prevé que desde 2014 y hasta finales de 2019 las ventas hayan aumentado otro 9,2%.

"Estamos hablando de un aumento de casi 18 % en los últimos 10 años. Lo que explica también el crecimiento de sobrepeso y obesidad en los últimos años", explicó el doctor Cristian Morales, representante de la OPS en México

El informe fue realizado en siete países de la región: Argentina, Chile, Brasil, Colombia, México, Perú y Venezuela. Estos representan el 80 % de la población latinoamericana y del Caribe.

Morales lamentó que las bebidas azucaradas y la comida rápida están reemplazando a las comidas caseras, que son más nutritivas.

"Uno de los argumentos es que la comida sana es más cara. Pero eso es algo que está promoviendo la industria de la comida chatarra", manifestó el doctor Simón Barquera, investigador del Instituto Nacional de Salud Pública de México.

Barquera señaló que la obesidad que vivimos se debe a que 70% de los productos que consumimos son alimentos industrializados.

De hecho, en la región, casi 60% de los habitantes, unos 360 millones de personas, vive con sobrepeso.

Comida chatarra

El informe analizó 250 productos vendidos en 2014, divididos en 89 categorías.

Según el documento, todos los productos analizados contenían cantidades excesivas de al menos uno de estos nutrientes críticos.

En conjunto, el 43% de lo que aportan estos productos es azúcar. Las bebidas gaseosas, los snacks dulces y salados, las galletas, las tortas, pasteles y postres, y las salsas y aderezo, se mencionan como especialmente problemáticos.

El informe detalla que los alimentos ultraprocesados son formulaciones industriales principalmente a base de sustancias extraídas o derivadas de alimentos, además de aditivos y cosméticos que dan color, sabor o textura para intentar imitar a los alimentos.

Estos productos están nutricionalmente desequilibrados ya que tienen un elevado contenido en azúcares libres, grasa total, grasas saturadas y sodio, y un bajo contenido en proteína, fibra alimentaria, minerales y vitaminas, en comparación con los productos, platos y comidas sin procesar o mínimamente procesados.

Los especialistas recomendaron que para contrarrestar esta problemática, los gobiernos, la comunidad científica y las organizaciones de la sociedad civil deben apoyar e implementar políticas y regulaciones para desalentar el consumo de productos ultraprocesados.

Además, se debe proteger y promover la elección de alimentos saludables y el regreso a las dietas tradicionales.

 

MÁS NOTICIAS DE COLOMBIA Y EL MUNDO, AQUÍ.

Sigue nuestras noticias en Google News

También le puede interesar:

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo