logo
Noticias
 /
Noticias 22/11/2019

Un cacerolazo nocturno prolongó las protestas contra el Gobierno

Por : EFE

Un súbito cacerolazo prolongó la noche del 21 de noviembre, en los barrios residenciales de Bogotá y otras ciudades colombianas, la jornada de protestas contra la política económica y social del presidente Iván Duque.

El movimiento comenzó en el tradicional barrio de Chapinero y se regó como pólvora por otros sectores de la ciudad donde esta forma de manifestación se prolongó por más de una hora.

Primero fue en las ventanas de los edificios donde los vecinos comenzaron a expresar a golpe de cacerola su descontento con el Gobierno de Duque y luego el movimiento fue tomando fuerza y la gente salió a las calles con utensilios de cocina y pitos para reforzar su protesta.

PROTESTA GENERALIZADA

A Chapinero le siguieron barrios como La Macarena, La Candelaria, Kennedy, Usaquén y Modelia, entre otros, donde con banderas de Colombia y una que otra whipala de los movimiento indígenas los habitantes se arroparon para huir del frío de la capital.

Los más entusiastas sacaron a la calle una carroza con parlantes musicales que avanzó por la Carrera Séptima, en la zona de Chapinero, seguido por un gentío que no cesaba de golpear las cacerolas.

En La Macarena una multitud, niños incluidos, tomó la Carrera Quinta con cacerolas pero también con música para exigir cambios al Gobierno al grito de “Resistencia, resistencia”.

El cacerolazo, símbolo de las protestas en otros países latinoamericanos, era hasta hoy algo casi inusual en Colombia donde el único antecedente de esta manifestación popular se remonta a mediados de la década del noventa contra el entonces presidente Ernesto Samper, por el escándalo de filtración de dineros del narcotráfico en la campaña electoral que lo llevó al poder.

Un cacerolazo nocturno prolongó las protestas contra el Gobierno.

PARA MÁS INFORMACIÓN DE COLOMBIA Y EL MUNDO, AQUÍ.

 

SIGUE NUESTRAS NOTICIAS EN GOOGLE NEWS, AQUÍ.