logo
Noticias
 /
Noticias 12/11/2019

Ernesto Samper: “En el Grupo de Puebla hemos encontrado un espacio progresista”

Con motivo de la segunda reunión del Grupo de Puebla, a realizarse en Argentina, PUBLIMETRO conversó con el expresidente

Latinoamérica es una región en la que los países han caminado en distintas direcciones. ¿En dónde nos encontramos y hacia dónde nos dirigimos?

Esta, precisamente, es una coyuntura que podemos calificar de un cruce típico de caminos. Por un lado, está un sentido hacia atrás que hemos recorrido y lo hemos hecho bien: se ha restablecido la democracia, hemos encontrado avances en la reducción de la pobreza, la región –de alguna manera– está creciendo con alguna dificultad.

Y por otro lado, tenemos un futuro bastante incierto, en parte por las propias circunstancias económicas. No sabemos qué va a pasar en la guerra comercial entre Estados Unidos y China, hay dificultades relacionadas con la disminución de la demanda de este país y también está el decaimiento y crecimiento de la Comunidad Europea. Hay nubarrones en el firmamento. Pero por otra parte, estamos registrando una situación social, casi volcánica, como resultado de un fenómeno que es nuevo en la región, que es la proletización de la clase media

Tras la visita de Fernández a López Obrador, ¿ve probable un importante eje Buenos Aires-Ciudad de México como freno a políticas conservadoras de Bolsonaro, Piñera y Trump?

Por supuesto. No porque crea necesaria una alianza formal entre México y Argentina como países, sino porque considero que la agenda que en este momento está desarrollando tanto López Obrador como la que piensa desarrollar Alberto Fernández en Argentina, tienen unas coincidencias fundamentales. Ponen mucho énfasis en el tema social, la independencia respecto a cierto tipo de condicionamientos internacionales que han aceptado gobiernos de derecha, en fin. Creo que de alguna manera, recrea la posibilidad de que haya una integración regional, que está descartada desde hace dos años.

En este sentido, se ha creado el Grupo de Puebla. ¿Cuál es el objetivo de las reuniones de este colectivo?

Realmente, el grupo de Puebla es un escenario que hemos encontrado un grupo de personas, de carácter individual. Aquí no hay presencia institucional ni orgánica. Somos simplemente un grupo de personas que hemos encontrado un espacio de conciencia alrededor de unos temas que, de alguna forma, se identifican con una agenda progresista en la región.

Por ejemplo, las políticas sociales, reforzar la idea de que el crecimiento debe de ser un tema que nazca de la integración dentro de la región, construcción de ciudadanía, defensa del medioambiente. Son coincidencias alrededor de temas que se podrían considerar progresistas, porque de alguna manera consiguen una afortunada síntesis de lo que es el progreso económico y lo que es la distribución social.

¿Cuál es el tema fundamental en la región?

Lo primero que vamos a hacer es tomarle el pulso a la situación de los países. Ver lo que está pasando en Chile, lo que pasó en Ecuador, por qué persiguen a los opositores, cuál es la lectura de las elecciones que hubo en Colonia (Uruguay) que fue una sorpresa a nivel regional, las fuerzas de cambio en las regiones, para dónde va el tema de Bolivia. La región está agitada, convulsionada y la idea es tomarle sus signos vitales.

¿Quién debe liderar la Celac?

Otro gran tema que discute el Grupo de Puebla es la propuesta de convergencia para que comencemos a trabajar un acercamiento entre los distintos mecanismos de integración subregional que existen, con la finalidad de que haya una Celac fortalecida que permita reunirnos a todos bajo una misma sombrilla. En este momento, ninguno de los organismos que existen está reuniendo a todos los países de Latinoamérica, con excepción de la Celac.

Esto, ante el vacío dejado por Brasil…

Por supuesto. Brasil era un actor muy poderoso en la región, con mucha influencia, estaba consolidándose en América. Tenía una apertura hacia al sur, hacia los Brics, como clase media en la globalización. Por supuesto que la llegada de Bolsonaro detuvo este proceso virtuoso de liderazgo que venía ejerciendo el país y estamos –en ese sentido– preparándonos para que hayan otros actores que puedan cumplir ese papel, que bien podrían ser Argentina o México, más hacia el norte de la región.