Jeffrey Sachs: "el transporte debería ser accesible y sin grandes congestiones"

Jeffrey Sachs, director del Centro de Desarrollo Sostenible de la Universidad de Columbia, expresó su opinión sobre el desarrollo de Bogotá.

Por Juan Manuel Reyes Fajardo

Jeffrey Sachs es uno de los mayores expertos del mundo en desarrollo sostenible. Invitado por el Foro Ágora Bogotá realizado por la Cámara de Comercio la pasada semana, así respondió a PUBLIMETRO unas preguntas sobre el desarrollo en Bogotá y el cambio climático.

Jeffrey Sachs, ¿cuáles son los mayores desafíos que debe afrontar una ciudad como Bogotá respecto al cambio climático?

Cuando miramos el cambio climático hay dos aspectos fundamentales. Uno es detenerlo y otra es adaptarnos a los cambios que ya están sucediendo.

Para detener el cambio climático, Bogotá y todas las ciudades del mundo, necesitan cambiar su sistema energético hasta que toda la electricidad se produzca con energía renovable, de fuentes solar e hidroeléctrica, y todos los usos de la energía también deben ser limpios. Por ejemplo, en vez de petróleo deberíamos tener carros eléctricos.

Para adaptarnos al cambio es importante que todos los países y las ciudades entiendan cómo esta situación está afectando los patrones, las tormentas, los riesgos de inundaciones, de sequias, de incendios en los bosques, etcétera, para tomar medidas adecuadas de adaptación que logren detener las emisiones y frenar estos sucesos naturales.

¿La expansión de una ciudad puede darse sin añadir las tierras que hoy se dedican a la agricultura o a la protección ambiental?

El desafío debe tener en cuenta la escala de las ciudades, para ver cuales crecen más y cómo están zonificadas, por lo tanto, no te podría dar una respuesta sencilla. La meta es crear ciudades que sean útiles y ambientalmente sostenibles, productivas y que además sean lugares felices para vivir.

Todos estos propósitos requieren una planificación seria para el correcto uso de la tierra, la energía, las relaciones con el sector agrícola, las decisiones del transporte, y deben estar alineadas con las metas de desarrollo sostenible.

¿Cuál es el sistema de transporte ideal para una gran ciudad como Bogotá? ¿Cómo debería funcionar?

El transporte debería ser accesible para todos, eficiente y sin grandes congestiones, que contribuya a reducir emisiones de carbono y además debería ser seguro. Cada ciudad tiene sus propias opciones, pero hay unos principios básicos.

El primero es que los automóviles deben moverse del petróleo a la electricidad y esto va a reducir las emisiones de carbono. El segundo, es que el transporte público debería ser conveniente y crear una verdadera red para la ciudad.

En tercer lugar, las nuevas tecnologías tales como carros autónomos, que se conducen solos, también van a cambiar la naturaleza del transporte y en el futuro los carros deben ser compartidos en vez de pertenecer a un solo dueño. Cuarto, es necesario crear mas zonas peatonales y para bicicletas, que son buenas y útiles para la vida.

El resultado será un sistema de usos mixtos con diferentes tipos de transporte limpio sin emisiones, que no produzcan polución, que no sean privilegiados solo para las personas  más ricas de la ciudad y que logren conectar a toda la ciudad. Con una buena planeación e ingeniería es posible obtener más con menos.

Solo tres vías pasarían a través de la Reserva Van der Hammen

El proyecto del POT cambiaría y solo daría paso a tres vías a través de la reserva. Un experto opina sobre la visión al futuro de Bogotá.

Bogotá tiene una controversia acerca de tener un metro subterráneo o elevado. ¿Cuáles son las diferencias entre los dos desde su punto de vista?

La gran diferencia es en conveniencia y el costo. En principio siempre se preferirá un subterráneo porque no interrumpe la superficie, pero hacerlo elevado es mucho más barato. Puede ser 5 a 10 veces menos costoso que un metro subterráneo. Por lo tanto, cada ciudad debe examinar sus alternativas.

Es importante que un metro elevado no vaya a dividir superficialmente los barrios porque su conservación debe ser respetada, y no afecten a las personas por el sonido o las vibraciones, pero bien diseñados, pueden ser muy efectivos. Muchas ciudades tienen estos sistemas elevados, por su relación costo – beneficio, lo que los convierte en una opción viable para Bogotá si se tienen en cuenta estos factores.

Más noticias de Bogotá y Colombia aquí

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo