Creyó que estaba estresada y realmente tenía un tumor gigante en la cabeza

¡Mucha atención a los síntomas! Que no le pase a usted

Por Publimetro y Bles.com

Emily Corrigan, una joven madre de 4 niños en Reino Unido fue operada para extraerle un tumor cerebral del tamaño de una naranja. Si bien le causaba fatiga extrema, mareos y dolores de cabeza confundía estos síntomas con el cansancio causado por los trabajos al cuidar a sus pequeños.

Durante cerca de 10 años sufrió por los síntomas, pero siempre los ignoraba hasta que en julio del 2015 sufrió convulsiones y luego de los exámenes correspondientes le encontraron el tumor en el cerebro del que fue operada en el mismo año, tal como lo informó The Sun el 12 de agosto.

171845247348691i-358c4467b55e84369fd340700d7c26a3.jpg

Luego, durante un chequeo de rutina a finales del año pasado, le dijeron que el conglomerado de células anómalas había regresado y tres días antes de su segunda cirugía, la Sra. Corrigan sufrió otro ataque y fue encontrada tirada en el suelo del baño por su hijo mayor, Sonny.

Esta ama de casa, residente del municipio de Milton Keynes en el condado de Buckinghamshire, a 60 kilómetros de Londres, volvió a ser operada en el 2018 por la reaparición del astrocitoma [nombre específico del tumor] al que además se combatió con una serie de 30 sesiones de radioterapia.

eb00bqiucaegzv-06694ce460fb078f103eaddf4c7d911e.jpg

El propósito principal de Corrigan al relatar la historia de su terrible enfermedad es el de advertir a otras mujeres para que no se descuiden cuando experimenten síntomas similares, y acudan oportunamente a los servicios médicos para los exámenes correspondientes.

“En retrospectiva, había señales definitivas. Estaba mucho más cansada que la mayoría de las madres que conozco, pero una y otra vez lo achacaba a ser una mujer muy ocupada” señaló la joven madre británica.

La devastadora afección y el no menos pesado tratamiento que tiene para enfrentar esta madre ha movido a sus amigos a iniciar una campaña de recolección de fondos que le permita a la familia los recursos suficientes para sostenerse mientras termina sus terapias.

“Ha sido tan duro y nos ha costado mucho trabajo a todos”, explicó la paciente, y añadió: “He podido arreglármelas con los niños lo mejor que he podido, pero la cirugía y el tratamiento me han quitado toda la energía”, citada por el mismo medio.

Escrito por Bles.com

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo