Nuevo POT perdió el examen previo, pero pasará al Concejo

A pesar del rechazo de varios sectores, el Plan de Ordenamiento Territorial pasará al Concejo para su discusión. Estas son sus claves.

Por Juan Manuel Reyes Fajardo

La carta de crecimiento de Bogotá hasta 2031 ha pasado uno de sus escollos. El Consejo Territorial de Planeación Distrital (Ctpd) entregó un concepto negativo en el que se rechazó el proyecto de Plan de Ordenamiento Territorial (POT). A pesar de esto, y en medio de la polémica, la Secretaría Distrital de Planeación mantendrá el proyecto para ser presentado ante el Concejo. Esta sería la carta de crecimiento de Bogotá a partir de su aprobación y hasta 2031.

Según el Ctpd, el planteamiento alrededor del POT está radicalmente equivocado. En la presentación que se hizo ayer de su evaluación, la entidad determinó que varias de las metodologías que plantea el proyecto son equivocadas. Una de las más importantes es la de la necesidad de viviendas nuevas en Bogotá.

El Ctpd asegura que el ritmo de crecimiento de población y hogares no justifica la expansión en sectores como Lagos de Torca o Ciudad Río. Por su parte, Planeación defiende su modelo, no tanto por el crecimiento de la población sino por el aumento de hogares urbanos.

Otras diferencias se encuentran en problemáticas como la expansión a suelo rural, especialmente en Ciudad Norte y Lagos de Torca. El Ctpd determinó que este crecimiento en zonas rurales es innecesario según sus cifras. Así, los suelos podrían mantenerse en condiciones de ruralidad, protegiendo la conexión ambiental de Bogotá.

Planeación, por su parte, considera que es también necesario controlar el crecimiento de la vivienda informal en localidades como Usme, Ciudad Bolívar y Soacha. Por esto, en esos proyectos se plantea que el 40% de las soluciones habitacionales sean con viviendas VIS y VIP.

“En promedio en los últimos años en la ciudad se han construido entre 30 y 40 mil viviendas formales por año. Se han construido de manera informal más de 19 mil viviendas al año, lo que nos da una producción real de vivienda, en la ciudad, cercana a 56.000 unidades al año”, aseguró el secretario de Planeación, Andrés Ortiz.

Planes de renovación

El POT no solo es crucial en la expansión de Bogotá. Algunos de los principales proyectos en este acuerdo estarán en la redensificación de la ciudad. Esto se dará en tres ejes, según Planeación: uno a lo largo de las grandes avenidas y rutas de los sistemas de transporte masivo, otro a través de las UPZ existentes y uno, el más polémico, mediante la aparición de planes parciales.

La Alcaldía considera, además de Alameda Entreparques y Fábrica Bavaria, otros 10 planes parciales de renovación. Entre estos destacan la construcción de la Ciudadela Nuevo Salitre y el Triángulo Bavaria, en Puente Aranda; la renovación en la estación de la Sabana y el Voto Nacional, en Los Mártires, el plan Estación Central en Santa Fe, y el polémico plan Proscenio, en Chapinero.

“Los Planes Parciales de Renovación Urbana son aquellos que buscan la transformación de zonas desarrolladas de la ciudad que tienen condiciones de subutilización de las estructuras físicas existentes, para aprovechar al máximo su potencial de desarrollo”, aseguró el secretario Ortiz. La única zona industrial que se intervendría es la de Nuevo Salitre, la cual cambiaría a viviendas y comercio.

¿No más barrios bajos?

Una de las situaciones más preocupantes para los vecinos de muchos barrios es la posibilidad de desalojos. En sectores como Normandía y La Esmeralda, esto ha motivado protestas de sus habitantes. La posibilidad de renovación urbana corre en contra de la expectativa de estos barrios, compuestos mayormente de casas. El POT, según la secretaría de Planeación, tendrá enfoques diferentes para cada barrio.

La Esmeralda será vecina pero no estará incluida en el plan parcial Ciudad CAN. Este plan renovará las edificaciones del Centro Administrativo Nacional y habilitará espacios residenciales y comerciales junto con las oficinas gubernamentales. Aún así, el POT plantea que este espacio se habilite para construcción a mayor altura, haciendo cesiones de espacio público. A pesar de los temores, la altura máxima en el sector será de 8 pisos.

En Normandía, se habilitará la construcción a mayor altura a cambio de espacio público, pero solo en la ronda de las vías principales como las avenidas El Dorado, Boyacá y Ciudad de Cali. Las calles internas, en especial la calle 53, estarán protegidas con construcción de máximo tres pisos.

Ortiz recordó que este proyecto es potestativo de los propietarios de inmuebles. “Dichos procesos de renovación urbana son potestativos de los propietarios de los inmuebles, los cuales deben ponerse de acuerdo para utilizar la norma otorgada y la altura permitida”, afirmó.

Esto, por supuesto, podría no aplicar con los proyectos de nuevas residencias. Allí se planea desarrollo en alta densidad, según la propia Secretaría, la cual asegura que un eje del proyecto es favorecer la densificación dentro de Bogotá respecto a los desarrollos de baja densidad en municipios como Cota, Cajicá y Madrid.

Lo que viene

El proyecto del POT pasará los pasos establecidos con la Ley. Aunque el Ctpd pidió que se presente nuevamente, la Alcaldía tomará el concepto emitido para realizar posibles modificaciones antes de su presentación al Concejo. Esta se daría en las próximas semanas, con el objetivo de emitir el nuevo POT antes del cambio de gobierno distrital, el próximo 1 de enero.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo