logo
Bogotá
 /
Bogotá 28/05/2019

FOTOS: así se arman los buses de TM con sillas tipo metro que empezarán a rodar en Bogotá

En Pereira se realiza el proceso de ensamble de más del 60% de la nueva flota a gas que empezará a operar a mediados de junio.

Los 1441 buses, entre articulados y biarticulados,  que reemplazarán la flota de las fases I y II de TransMilenio empezarán a operar en la capital a mediados de junio. De ese total, 741 vehículos serán a gas natural con estándar Euro VI y 700 a diésel con filtro con estándar Euro V.

Actualmente, el proceso de ensamblaje de los articulados se realiza en plantas ubicadas en Cota (Cundinamarca) y Pereira (Risaralda), respectivamente.

La gerente de TransMilenio, María Consuelo Araújo,  realizó un recorrido recientemente en la planta carrocera Busscar, situada en el corregimiento de Cerritos, kilómetro 14 en la vía a Pereira, en compañía del presidente de Scania Colombia, Juan Carlos Ocampo, y otros funcionarios vinculados a la renovación de la flota, para conocer de primera mano el proceso de ensamblaje.

“Estamos muy contentos de ver nuestra nueva flota de buses, ya en proceso. Son con tecnología Euro V y Euro VI, que van a reemplazar buses de tecnología Euro II y Euro III; también son más seguros, porque gracias a que los articulados van a tener 11 cámaras de seguridad y 13 los biarticulados, vamos a tener una vigilancia permanente que se conecta con el centro de control. Y son buses más cómodos, porque al tener las sillas laterales y al ser la mayoría de la flota biarticulada, se están generando 163.000 espacios adicionales en el sistema, esto es ampliar la capacidad en 41%”, expresó a PUBLIMETRO la gerente de TransMilenio desde la planta del departamento cafetero, encargada de la unión de las partes del chasis y el proceso local de carrocería de 481 buses a gas natural estándar Euro VI, de los 741 buses que entrarán en operación con esta tecnología.

Así se arman los buses de TransMilenio con sillas tipo metro que empezarán a rodar en Bogotá

Los motores Scania, procedentes de Suecia, son trasladados a la planta de São Paulo (Brasil), donde son integrados con el chasís, la suspensión, la caja automática y electrónica. Esta pieza integrada llega a Colombia al puerto de Cartagena, y de allí se traslada a Pereira, donde alrededor de 1400 trabajadores realizan el proceso de ensamblaje.

Para llevar a cabo ese trabajo, inicialmente se realiza el proceso de estructura, montaje e instalación de cilindros, líneas de alta presión y tanques de almacenamiento de combustible marca Faber tipo 4 en fibra de carbono ultralivianos.

Luego, los buses son llevados a la etapa de inspección y lavado. Posteriormente, se realiza una revisión para comprobar que no tenga ninguna abolladura o daño, dando paso al proceso de pintura y de funcionamiento interno, donde se instala todo el cableado eléctrico, luces, asientos, paneles interiores de las puertas, embrague, frenos, acelerador y ventanas. Seguidamente, se incorporan los sistemas de circuitos cerrados de televisión en cada bus, de acuerdo con las especificaciones de la licitación.

Después de cinco semanas, que es el tiempo de trabajo estimado por bus, se realiza una prueba de manejo. El recorrido de cada bus por carretera, desde la capital de Risaralda incluye el gran reto de superar los 3250 metros sobre el nivel del mar del tramo entre Tolima y Quindío, conocido como el alto de La Línea, una de las carreteras y puntos geográficos más exigentes del país, debido a sus curvas prominentemente cerradas, pendientes en extremo exigentes y neblina permanente.

Hasta el momento, todos han superado la prueba. “La respuesta exitosa de los vehículos reafirma que este tipo de buses están preparados para trabajar en altitud, siendo una excelente opción para el plan de ascenso tecnológico de Bogotá, desmitificando la percepción errónea de que la potencia se disminuye con el gas”, explicó Ower Barreto, responsable de vehículos de Vanti, compañía seleccionada por los operadores para el servicio de distribución y suministro de gas natural en el sistema de TransMilenio.

¿Una flota más amigable con el medioambiente?

La línea de motores Euro VI a gas natural de Scania, de 9300 cm3, cinco cilindros, torque máximo de 1600 Nm, y una potencia máxima de 340 HP (253,3 kW), ofrece impactos positivos en la calidad del aire. Teniendo en cuenta que los contaminantes que más perjudican la salud en las grandes ciudades son las emisiones de material particulado y óxidos de Nitrógeno, las flotas a gas natural vehicular permitirán una reducción del 100% de estas emisiones.

También hay que resaltar estos buses estarán equipados con un avanzado control electrónico de combustible, que realiza ajustes de acuerdo con la carga, altura sobre el nivel del mar, modo de manejo del conductor, entre otras, lo que permite que esta tecnología genere ahorros en combustible superiores al 25% frente a la operación tradicional.

Así se arman los buses de TransMilenio con sillas tipo metro que empezarán a rodar en Bogotá

Deslice la imagen: