Humedal Juan Amarillo, campo de batalla entre parque y ecosistema

La construcción de un puente y una pasarela en el humedal Juan Amarillo provocaron la polémica y enfrentamientos con el Esmad.

Por Juan Manuel Reyes Fajardo

El humedal Juan Amarillo, también conocido como Tibabuyes, es uno de los ecosistemas más frágiles de Bogotá. El crecimiento de la ciudad y la contaminación han provocado su marcado deterioro, como lo hizo la construcción de una “piscina” en el extremo oriental. El ecosistema entre las localidades de Suba y Engativá es crucial para aves migratorias, además de la fauna y flora endémicos de la Sabana. Dos obras contratadas por la Alcaldía ponen, para ambientalistas y vecinos, en más riesgo a este delicado ecosistema.

Una pasarela peatonal contratada por la Empresa de Acueducto de Bogotá (EAB) y la refacción que adelanta el IDRD en un parque en Ciudadela Colsubsidio, son el motivo de la pelea. Literalmente: en dos oportunidades, el Esmad de la Policía se ha enfrentado con los vecinos del barrio de Engativá.

¿Qué es más importante: la protección del ecosistema deteriorado o su disfrute por los ciudadanos? Esta pregunta tiene, a un lado, a la administración distrital, y al otro, a grupos de protección ambiental y vecinos. En la mitad está la condición del humedal Juan Amarillo, ambiente protegido por la convención Ramsar. PUBLIMETRO intentó contactarse repetidamente con la Secretaría de Ambiente de Bogotá, pero no obtuvo respuesta.

El parque de la discordia

Las obras de construcción de un parque en el sector de Siete Canchas, entre Ciudadela Colsubsidio y el humedal, son solo parte de la polémica. El parque ya había sido construido con el barrio, en los años 1990, pero luego de casi 30 años sus instalaciones  acusan el deterioro.

El IDRD inició la construcción de nuevas estructuras como canchas con grama sintética, pista de BMX y senderos con ciclorrutas, usando también un área de parqueaderos que había sido ocupada por un particular. Según su director, Pedro Molano, se plantea sembrar 250 árboles y no se toca la zona definida por la EAB como Zona de Manejo y Protección Ambiental (ZMPA) en 2010.

“El límite de intervención de las obras no llegan al humedal, ya que están claramente delimitadas por la cicloruta existente que se encuentra antes de este cuerpo de agua, se respeta la ZMPA”, aseguró el IDRD.

Durante el cerramiento, miles de vecinos han perdido su zona de esparcimiento. “Ha afectado la flora y fauna. Deforestación, animales silvestres muertos y ‘reubicados’ en zonas urbanas. Las carreteras están averiadas y los espacios para hacer deporte están siendo afectados”, dijo a PUBLIMETRO Jorge Ramírez, pensionado y usuario del parque.

Otra crítica es el efecto ambiental, desde la pérdida de animales hasta los efectos en el ciclo de agua. Para Herman Martínez, exdirector del Jardín Botánico, las obras afectan una función del humedal Juan Amarillo: la absorción de aguas lluvia en temporadas invernales y la regulación y limpieza del río Bogotá.

“En épocas de lluvias, el humedal se expande como reserva de agua del río y del nivel freático. Las plantas en el humedal y su ronda absorben sólidos y contaminantes disueltos, recargando el caudal del río durante épocas de clima seco. La instalación de superficies duras impide esta función y aumenta la escorrentía”, aseguró.

Martínez añadió que el Plan de Ordenamiento Territorial no permite adelantar obras de alto impacto y de “recreación activa” alrededor de los humedales (ver recuadro). El parque en Sietecanchas estaría fuera de esta regulación, pues la zona es de cesión urbanística.

El problema mayor está en los enfrentamientos por las obras. “Ha habido problemas con la policía, los habitantes han sufrido atropellos en las protestas pacíficas”, asegura Ramírez. Aunque se han presentado dos enfrentamientos con la comunidad, el 8 de abril y el 23 de mayo, la presencia del Esmad alrededor de la obra ha sido constante.

La concejal María Fernanda Rojas terminó envuelta en el primero de estos enfrentamientos el 8 de abril. El pasado jueves, la cabildante recibió decenas de audios de personas que se quejaban de la agresión que sufrían por la Policía.

Aunque, para Rojas, la comunidad solo pide que no se construyan canchas sintéticas, su petición ha caído en oídos sordos. “Ha habido roces permanentes con la comunidad y actos de hostilidad de la administración. La Alcaldía no busca adelantar una concertación, solo impone su posición”, dijo a PUBLIMETRO.

¿Una pasarela a la desunión?

El otro conflicto está con la construcción de pasarelas que rodean la PTAR Salitre, entre Suba y Engativá. “Esta obra puede fraccionar el humedal Juan Amarillo. Además, se genera una afectación al microclima porque se producen sombras que la vegetación del humedal no resisten”, advirtió Martínez.

Para la gerente encargada de la EAB, Lady Ospina, se ha presentado una seria confusión en el caso. La pasarela no es un puente sobre el espejo de agua, sino un paso construido sobre un jarillón en el que actualmente hay una vía carreteable. De hecho, según Ospina, la pasarela no contará con ciclorruta.

“El plan de manejo ambiental nos habilita para construir un paso seguro, el cual fue concertado y socializado en 2010”, declaró Ospina a PUBLIMETRO.  “El carreteable era un paso sin control, sin infraestructura adecuada y que fracciona el ecosistema. Elevar el paso genera control, no fracciona y permite que los bogotanos puedan apreciar el humedal”.

El Acueducto añadió que el proyecto de construcción de un sendero que rodee el humedal tiene el mismo objetivo. El sendero se construiría con materiales permeables que permitan delimitar la zona de uso recreativo, mejorar la escorrentía y permitir el paso de agua de las zonas aledañas al espejo de agua.

Pero, para la localidad, estas obras podrían afectar el humedal. El tercio superior del humedal Juan Amarillo fue convertido en una “piscina” en 2000 por la delimitación con muros de ladrillo y obras en el suelo. Los temores son que, tras las obras, el humedal se convierta en un parque y el único verde sea el de las canchas sintéticas.

Más noticias de Colombia aquí

Loading...
Revisa el siguiente artículo