Política de Defensa de Duque cierra puerta a ceses bilaterales del fuego

Por EFE

La nueva Política de Defensa y Seguridad de Duque no contempla la figura de ceses bilaterales del fuego, como los que se hicieron en años anteriores con grupos guerrilleros en procesos de paz.

El documento de 83 páginas considera que "una política sustentada en la legalidad no puede renunciar a la responsabilidad constitucional asignada a las autoridades, a las Fuerzas Militares y a la Policía Nacional de garantizar en todo momento y lugar la vida, honra, bienes y creencias" de los ciudadanos.

En ese orden de ideas, el texto agrega que por esa razón, "los llamados 'ceses bilaterales' o cualquier otra figura que implique suspender esa obligación constitucional no es compatible con esta Política".

Durante las negociaciones de paz con la guerrilla de las FARC, hoy convertida en partido político, el anterior Gobierno colombiano pactó algunos alto el fuego bilaterales de carácter temporal y uno definitivo antes de la firma del acuerdo final que tuvo lugar en noviembre de 2016.

En los diálogos con el Eln se acordó igualmente un cese el fuego bilateral de cien días entre octubre de 2017 y enero de 2018.

En el discurso que pronunció en el Fuerte de Tolemaida, el presidente Duque no se refirió específicamente a la doctrina sobre los cese el fuego, pero advirtió a los grupos armados ilegales que no se pueden poner en condiciones de igualdad con las instituciones.

"No pueden ser homologables las fuerzas que defienden legítimamente, y con estricto apego a los derechos humanos, la Constitución con quienes pretenden desvertebrarla, lacerarla y quienes han caminado siempre por el camino del terror", afirmó.

Y sobre las Fuerzas Armadas enfatizó que con esta Política de Defensa y Seguridad su Gobierno está "ratificando que esas son las únicas fuerzas legítimas que hay en este país para proteger a los ciudadanos colombianos".

"La paz de cualquier país se cimenta en el pleno ejercicio de las libertades, pero éstas solo se pueden proteger, exigir y hacer cumplir si tenemos de manera diáfana y sin ningún tipo de dudas la consolidación del orden", manifestó.

Tras subrayar que "el patrimonio de armas recae sobre la fuerza pública", el mandatario volvió a condenar el ataque terrorista del pasado 17 de enero contra la academia de la Policía en Bogotá, que dejó 21 cadetes muertos y 67 heridos, y que se atribuyó el Eln, grupo con el que los diálogos de paz están en punto muerto.

"No puede existir en nuestro país ninguna ideología, ninguna causa que justifique un asesinato, un secuestro o ningún acto de barbarie como el que se cometió hace unos días en la Escuela General Santander", dijo.

En un comunicado en que reconoció la autoría del atentado, el Eln insistió en un cese el fuego bilateral para retomar los diálogos de paz, pero Duque fue tajante hoy al respecto.

"Este Gobierno no va a permitir que la violencia y el terror sean métodos para ganar ningún derecho ni ningún privilegio", expresó.

La nueva Política de Defensa y Seguridad identifica las principales amenazas para el país, desde organizaciones criminales hasta aquellas "externas relacionadas con la intención de afectar la integridad territorial, inestabilidad en países vecinos e injerencias de potencias extra hemisféricas" y plantea estrategias para enfrentarlas.

También le puede interesar:

MÁS NOTICIAS DE COLOMBIA Y EL MUNDO, AQUÍ.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo