"Los y las líderes sociales no tienen armas, trabajan con el amor": Laura Weinstein

Esta es la sexta entrega del especial sobre las historias de vida de 11 líderes y lideresas sociales que alzan su voz para ser escuchados, y para que el país conozca sus luchas y las amenazas se disipen gracias la visibilización

Por Natalia Martinez

Sexta entrega del especial Voces a prueba de balas.

(Al final encontrará una imagen con un código QR que podrá escanear)

La comunidad Lgbti no se quedó por fuera de nuestro especial ‘Voces a prueba de balas’, y es representada por Laura Weinstein, una mujer trans que se puso la camiseta para luchar por los derechos de su comunidad y se ha tenido que enfrentar a varios tipos de violencia y a las amenazas.

El nacimiento de una líder

Le pregunté por su sentimiento cuando vio la ilustración en el que la reflejan. Con voz decidida dice que le encanta. “Yo tengo un sentimiento de alegría porque es la demostración de que el trabajo que he hecho ha traspasado fronteras y a veces uno no se da cuenta. Me gusta que se ve altiva, con una imagen imponente. ¡Es maravillosa!”, señala Weinstein, defensora de derechos humanos de la comunidad trans en el país.

La imagen, con visos violetas refleja bien su personalidad. Tiene una actitud positiva, fuerte, orgullosa y a pesar de las dificultades no ha dejado de mirar para el frente. En sus luchas, que iniciaron hacia los 14 años, cuando empezó a ver los atropellos a compañeras trans, comenzó a alzar la voz, sin saber el impacto que tendría su accionar.

“Nunca fui consciente de que era una líder o una defensora de derechos humanos hasta que me empecé a reunir con personas que hacían lo mismo que yo. Ahí comprendí que estaba haciendo cosas por esa línea”, señala la mujer que no revela su edad, pero que evidencia que es muy joven.

Su lucha se ha centrado, principalmente en la defensa de los derechos de las personas trans, en cuanto al acceso a la salud y a la educación y con esto busca construir un informe de cómo va el tema de los derechos de los colombianos trans.

Trabaja con mujeres y hombres trans desde el  Grupo de Acción y Apoyo a personas Trans (Gaat),  en el que se desempeña como directora ejecutiva. También trabaja con niños y niñas trans y sus familias en el tránsito y allí se ha encontrado con muchas anécdotas.

“La gente suele pensar que los niños no saben, que ignoran las cosas, pero la realidad es que no son ajenos a lo que pasa. Una de las cosas que me marcó de alguna forma, fue la vez que en visita a una niña trans, se encontró con dudas que la dejaron impactada.

La pequeña de seis años, abrió la puerta y la inquirió a ella y a su compañera del Gaat.

“Nos preguntó: ‘¿Quién de ustedes fue la que se convirtió en mujer?’, de ahí, aseguró que se quería operar, pero que iba a ser muy alta, que sus manos eran muy grandes porque las heredó de su papá y preguntó si eso solía pasar mucho. Quedé muy impactada y le aconsejé a la mamá, que había estado escuchando muchas voces, que dejara de escuchar, que la niña sabía lo que quería y para dónde iba”, cuenta Laura, que poco se ríe cuando responde.

¿Por qué me quieren matar?

“Un día, dos desconocidos llegaron a mi casa, en un horario en el que nunca estaba. Le dijeron a mi mamá que me llamara para salir, que ellos sabían que yo estaba ahí. Ella me contó y al principio no le vi nada raro, luego supe que era una amenaza contra mi vida”, cuenta Laura.

La mujer señala que ha recibido múltiples amenazas. En ese momento supo que estaba haciendo cosas importantes. Señala que recibió llamadas con mensajes duros en los que le decían que parara. Los espacios se volvieron inseguros para ella.

“Debo decir que me daba miedo salir a la calle. Les tenía pánico a los semáforos en rojo. Sentía que si cruzaba algo me iba a pasar. No hemos sabido de dónde venían las amenazas… Trabajábamos mucho sobre abusos policiales, sobre derechos violados desde la Fuerza Pública, pero nunca supimos”, cuenta la mujer.

Dice que todo es por exterminarlos como si su existencia dañara a alguien. “Si nos dijeran que la existencia de los y las trans daña la economía mundial, hasta nos sacrificamos y desaparecemos. La realidad es que nuestra existencia no daña a nadie”, apunta.

Laura dice que la comunidad trans enriquece al mundo. Asegura que todo sobre las mujeres y los hombres que pertenecen a esta comunidad, se ha vuelto un “cliché maluco” sobre el tránsito de género y se suele olvidar que están interesados en todo.

“Nos interesa el fútbol, estudiar, trabajar, los deportes, la política… Nuestras vidas no solo giran en torno al tránsito del cuerpo. Nos falta dar la discusión y aprender más.

Laura trabaja para que las cifras negativas en torno a la vida de los y las trans cambie a positivo. Trabaja para que superen los 35 años, que es la expectativa de vida. Trabaja para que el acceso a la salud para ellos sea integral, trabaja en contra de la discriminación.

Trabaja para que las mujeres trans dejen de ser la población más susceptible al suicidio y para que en el mundo se pueda aceptar que el otro viva como decida vivir. “Yo quiero que se reconozca al otro y su existencia, como a sí mismo y a la suya propia”.

Recuerde que en cada ilustración encontrará un código QR que podrá ser escaneado para escuchar la lucha de cada líder social contada de su propia voz.

Laura Weinstein es otra mujer líder, con una voz a prueba de balas.

LAURA WEINSTEIN Somos defensores y Sancho Publicidad
Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo