Vargas Lleras vs. Duque: el duelo por la maquinaria

La idea de una alianza entre el exvicepresidente y el uribismo pareciera haberse disuelto en agua fría

Por Natalia Martínez

Una de las teorías más promocionadas de hace dos meses, fue la de una posible alianza para la Presidencia entre dos de las fuerzas políticas más importantes de país. Las conversaciones entre Germán Vargas Lleras y Álvaro Uribe Vélez, y la reticencia y reparos de Vargas con los acuerdos de paz con las Farc, parecía que podrían consolidarse en un bloque, en una eventual segunda vuelta, para “proteger al país de la izquierda radical”.

El talante de Germán Vargas, que siempre ha demostrado estar en la centro derecha, cambió radicalmente desde su salida de la Vicepresidencia de la República, en donde pasó de ser la mano derecha de Juan Manuel Santos a un contradictor fuerte.

También, con miras a cazar votos de la derecha, Vargas sucumbió en las encuestas y, hasta hace unos días, se encontraba sepultado con el 6%, pero el chip debió cambiar a mitad de camino, cuando la realidad se descubrió: en el uribismo no iba a capturar un solo voto, por lo menos no en primera vuelta.

Hoy, eso ya no es visible. El debate presidencial de Teleantioquia del pasado martes dejó algo claro: el único candidato que haría modificaciones a los acuerdos de paz con las Farc es Iván Duque. Vargas cambió de parecer, no se sabe si para mejorar en las mediciones de encuestas o consolidar la maquinaria santista a su favor.

El miércoles, los congresistas del Partido de La U  anunciaron que la colectividad se decidió finalmente por Vargas, todo apoyado en su compromiso irrestricto a la implementación sin modificaciones a los acuerdos de Juan Manuel Santos.

Vargas consiguió el grueso de la maquinaria política: se consolida como el candidato de Cambio Radical y como el candidato de La U. Más de cinco millones de votos en las legislativas lo vuelven a poner en el mapa presidenciable, del que no se apartó, sino que miraba tras una persiana.

Estos hechos hoy terminan por alejarlo del uribismo. Y la batalla, que iba enfilada en contra del castrochavismo, de las Farc, de la izquierda radical, ahora enfila fichas en contra de Duque.

Y la torta se volteó. ¿Por qué? El ascenso de Iván Duque en las encuestas y lo bien que les salió a los defensores del ‘no’ la consulta interpartidista, en la que se impuso como el más opcionado a llegar a la Presidencia.

Ahora, la batalla es y será una suerte de descalificativos:  Vargas Lleras recuerda el paso de Duque por el Gobierno Santos, en el que este le abrió el espacio para caminar entre políticos, le recalca su “falta de experiencia”; y el uribismo y Duque contestan con los líos de corrupción, y asegurando que Vargas Lleras significa el continuismo.

“Inconsistente usted, doctor Duque. Nada mas desleal que negar a su papá en la vida pública, su mentor, el que lo llevó a Buen Gobierno, a MinHacienda, el que lo mandó 10 años al BID (Banco Interamericano de Desarrollo) a aprender de cultura. Coherencia, doctor Duque”, señaló Vargas Lleras en pleno.

Este fin de semana, los Char se reunirían para decidir su apoyo. El talante de Vargas y Lleras se pondrá a prueba mientras avanzan los días.

Vargas Lleras seguirá cazando a liberales y buscando fortalecer la maquinaria en ese partido. Uribe y Duque se fortalecerán en el voto de opinión. Su captación de apoyos políticos ahora se debe enfocar en atraer a las bases de La U y de algunos díscolos liberales, que por debajo de cuerda están huyendo de su candidato.

MÁS NOTICIAS DE COLOMBIA Y EL MUNDO, AQUÍ.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo