Por 'chistosito' confesó que vendió el voto y ahora podría ir a la cárcel

#Video: Le contó a un noticiero y perdió muchos beneficios.

Por Publimetro Colombia

Un barranquillero fue entrevistado por Noticias Caracol y aceptó descaradamente que vendió su voto en las pasadas elecciones del 11 de marzo. El hombre, que contó cómo funciona el clientelismo en la costa, narró cuánto le pagaron.

"Dan 20.000 de cuota inicial y 40.000 cuando votas”, contó el barranquillero al noticiero. El hombre, que no midió sus palabras, pero mucho menos sus actos contó que los políticos regalan "comida, refrescos y hasta mercados".

Los 20.000 iniciales se quedan con él, pero para recibir los 40.000 pesos restantes tuvo que entregar su certificado electoral para que pudieran constatar que sí había votado.

Esto le valió perder los beneficios y cuando se percató de eso, quiso echar para atrás todo, pues le dijeron que no, que si lo quería de vuelta diera dinero:

“Para darme los 60.000 tuvo que quedarse con el papel, sino no me daba nada. Ahora se lo pedí (el certificado) y me está pidiendo 20.000 para devolvérmelo”

Pero lo más grave de todo, lo que más preocupa de esta "irreverencia" es que la Currupción del Sufragante es uno de los nuevos delitos electorales registrados en el Código Penal, de esta manera:

"El que celebre contrato, condiciones u perfección o prórroga, prometa, pague o entregue dinero, dádiva u ofrezca beneficio particular o en favor de un tercero a un ciudadano o a un extranjero habilitado por la ley con el propósito de sufragar por un determina- do candidato, partido o corriente política, o para que lo haga en blanco o se abstenga de hacerlo, incurrirá en prisión de cuatro (4) a ocho (8) años y multa de doscientos (200) a mil (1 .000) salarios mínimos legales mensuales vigentes. En igual pena incurrirá quien por los mismos medios obtenga en plebiscito,referendo, consulta popular o revocatoria del mandato votación en determina- do sentido. En igual pena incurrirá el sufragante que acepte la promesa, el dinero, la dádiva, el contrato, o beneficio particular con los fines señalados en el inciso primero. La pena se aumentará de una tercera parte a la mitad cuando la conducta sea realizada por un servidor público y de la mitad al doble cuando en la promesa, pago o entrega de dinero, beneficios o dádivas medien recursos públicos".

Por lo que el barranquillero que contó hasta de manera jocosa que vendió su voto porque “Igual te van a robar si no lo vendes. Si lo vendes, te roban y si no, también. Yo cojo los 60.000”, podría afrontar de cuatro a ocho años de cárcel y una multa de doscientos (200) a mil (1 .000) salarios mínimos legales mensuales vigentes.

MÁS NOTICIAS DE COLOMBIA Y EL MUNDO, AQUÍ.

También le puede interesar:

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo