Elecciones legislativas: ¿por qué son más importantes que la presidencial?

Este 11 de marzo los colombianos deberán elegir a los congresistas que durante cuatro años legislarán en el país.

Por Publimetro Colombia

Elecciones legislativas Colombia 2018 (11 de marzo).

Por: Natalia Martínez y María Esperanza Arias

Aunque lo que está en juego es la elección de los senadores y representantes a la Cámara que durante los próximos cuatro años se encargarán de proponer, votar y aprobar las leyes que regirán al país en el siguiente gobierno, las elecciones legislativas han sido históricamente las de mayor abstencionismo en el país.

¿Por qué?, ¿qué pasa con los colombianos que deciden no ir a las urnas y votar por un congresista?

En las pasadas elecciones legislativas, que se desarrollaron el 9 de marzo de 2014, de los 32.795.962 habilitados para votar, solo lo hicieron 14.310.367, lo que representó el 43,58% de los electores.

Pese a esto, el presidente Juan Manuel Santos instaló el Congreso y lo llamó “el Congreso de la paz”, el mismo que no llevó a debates todos los proyectos de ley que buscaban implementar el acuerdo de paz con las Farc y que modificó o hundió los que sí pasaron a discusión, como el caso de las circunscripciones especiales de paz y como casi sucede con la reglamentación de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP).

Diego Cediel, especialista en temas electorales de la Universidad de la Sabana, explicó a PUBLIMETRO que nuestro país tiene un régimen presidencialista. ¿Qué significa esto?

“La mayoría de los asuntos sensibles, sobre todo en el manejo de lo político, se circunscriben en la figura presidencial, porque en ella se reúnen los grandes proyectos de nación que se tienen en determinados momentos de un gobierno. Entonces, cuando uno elige un presidente, no solo elige un cuerpo de gobierno y un partido político, sino un destino de nación”, contó.

Dijo Cediel que esta fue la razón por la cual hubo cierta aspereza en la esfera política, cuando Santos se eligió con las banderas de Álvaro Uribe y después se reeligió con su propio proyecto político de paz, “porque, precisamente, la gente materializó ese sentir de proyecto de nación, de proyecto político, en ese momento específico, y por eso se encausó”.

Agregó que, para esto, también se debe tener un apoyo legislativo y una representación política. “Esas son las dos principales funciones que tiene un Congreso: la de representar las distintas manifestaciones políticas y hacer las leyes que le permitan a ese presidente ejecutar, porque está en el Poder Ejecutivo”.

Para Celis, precisamente ese régimen presidencialista en Colombia es el que ha creado cierta subestimación de la figura de representación del Congreso. Porque, pese a que es en el Congreso donde se reúnen y se sintetizan las preferencias ideológicas y partidistas de los colombianos, esta representación la han subestimado los mismos ciudadanos, quienes ven mayor importancia en la figura presidencial, y el mismo Congreso tampoco ha tenido mucho ánimo en revalidar y recuperar la confianza de los colombianos.

¿Cómo procede el Poder Legislativo?

Ya sabiendo que el Congreso es subestimado por la mayoría de los colombianos, ahora falta aclarar de qué manera influye el Poder Legislativo en las decisiones que toma un presidente.

Por ejemplo, es bien sabida la frase que recientemente pronunció el candidato Gustavo Petro sobre expropiaciones durante su posible gobierno. Pero ¿qué tan cierto es que algún presidente pueda expropiar cualquier bien a cualquier persona o empresa si así lo quisiera?

“En términos de procedimiento legislativo, lo que un Congreso le da a un presidente es una de las facultades necesarias en un régimen presidencialista: la gobernabilidad. Esa es la capacidad institucional que tiene el presidente de la República para persuadir y llevar a cabo, con sus recursos y su figura, ese proyecto político”, afirmó Celis.

Pero si no tiene un Congreso que le dé un trámite favorable a esas propuestas, es probable que, en sus funciones presidenciales, pueda declarar ciertas emergencias o ciertos estados de sitio, como medidas excepcionales que están dentro de lo legal. Sin embargo, aunque el presidente puede declarar ciertos estados a través de decretos, estos serán vigilados y regulados por el Poder Judicial, que en el caso de Colombia sería la Corte Constitucional.

El caso especial de la Farc

El partido de la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común, en el que se transformó la antigua guerrilla de las Farc, será el elemento novedoso en el siguiente periodo del Congreso, debido a que tendrán cinco curules en el Senado y cinco en la Cámara, aunque ningún colombiano les diera su voto.

El plus es que, si bien tienen 10 curules aseguradas (como mínimo), en caso de que lleguen a superar el umbral de votos que quedó pactado en el acuerdo de paz, podrán acceder a más curules.

Es decir que podrían tener 12 o 15 curules en total o más, dependiendo de los votos que reciba el partido.

Por lo pronto, por la Farc, ya tienen asegurado su puesto en el Senado: Iván Luciano Márquez Marín Arango, Jorge Torres Victoria (‘Pablo Catatumbo’), Victoria Sandino Simanca Herrera, Julián Gallo Cubillos (Antonio Lozada) y Criselda Lobo Silva (Sandra Ramírez), viuda de ‘Manuel Marulanda’.

Quienes van por la Cámara son: Seusis Pausivas Hernández (Jesús Santrich), Carlos Alberto Carreño Marín, Jairo González Mora, Reinaldo Cala, Omar de Jesús Restrepo, Gustavo Arbeláez Cardona, Benedicto de Jesús González y Luis Alberto Albán (‘Marcos Calarcá’).

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo