La biblioteca España: el mamut blanco de Medellín

La premiada biblioteca está deteriorada, se cae a pedazos y ahora es ícono de las obras abandonadas e inconclusas de la ciudad.

Por Ariadne Agamez Lombana

Para entender la situación hay que devolverse en el tiempo 10 años. La biblioteca, que está ubicada en la comuna 1 de Medellín, en el barrio Santo Domingo Savio, fue inaugurada en el 2007 durante la visita de los Reyes de España. El Rey Juan Carlos y la Reina Sofía, llegaron ese día en metrocable hasta las instalaciones para engalanar la apertura del parque biblioteca.

En ese entonces la estructura fue el centro de todas las miradas e incluso en el 2008 recibió el premio de la XVI Bienal panamericana de arquitectura, ganándole a 79 propuestas en todo el continente. Además, El periódico El Tiempo el 30 de noviembre de 2008 resaltó que la construcción “ha sido reseñada en más de 100 libros y revistas del mundo especializadas en arquitectura, desde China hasta Italia pasando por publicaciones de India, Rusia y Japón”.

La biblioteca estaba compuesta por tres edificios y se apreciaba desde cualquier punto de la ciudad por su imponente fachada negra, ahora son solo estructuras que sobresalen de la montaña, que están completamente deterioradas, abandonadas y llenas de basura.

Lo que dice la comunidad

Adolfo Taborda Molina, presidente de la JAC del barrio Santo Domingo Savio 1, ha sido testigo de todo el proceso que se ha padecido con la biblioteca España. Desde el día en que los ojos del mundo se acercaron a su territorio con admiración, hasta hoy cuando la tristeza y la incertidumbre los embarga.

Taborda cuenta que la repotenciación de la biblioteca se inició desde hace 4 años, “se invirtió un presupuesto de más de $2800 millones y se esperaba una respuesta clara para la comunidad, pero se limitó a un estudio que entregó unas respuestas técnicas. Una de las torres se demolió, era donde estaba el auditorio, y a las otras dos se les desprendió todo lo que era la fachada, toda la cubierta y se desmontó todo el mobiliario interno”.

El estado de abandono en el que se encuentra la obra lo han sentido los habitantes en todo sentido. “No has afectado desde el punto de vista social, cultural y anímico porque tenemos más de cuatro años esperando una respuesta. Hay descontento generalizado porque ni siquiera el Concejo de la ciudad nos ha hecho la primera invitación para exponer todos los temas relacionados con el proceso de la biblioteca España, más cuando se planea hacer una inversión de repotenciación superior a los $2000 millones. La comunidad se siente decepcionada”.

Biblioteca España Medellín Cortesía

Lo curioso es que aún siguen llegando turistas buscando la biblioteca y como dice el presidente de la JAC, “suben en el metrocable a encontrarse con un mamut blanco asentado en la cima de una colina, donde realmente no existe nada. La estructura social se nos ha ido perdiendo lentamente, hoy los mismos jóvenes y niños que visitaban la biblioteca para formarse, están alrededor de la biblioteca, sí, pero consumiendo drogas psicoactivas y alcohol”.

Por su parte, Carlos Andrés Mesa, líder del proyecto Mega Aula y líder comunitario de Santo Domingo Savio, considera que el espacio hay que recuperarlo y que no se puede dejar perder. “Debemos demostrar que en Medellín somos capaces de recuperar los espacios y hacer las cosas bien, en especial porque es un punto de referencia de la ciudad”.

Mesa considera que la responsabilidad de lo que sucedió con la biblioteca fue “por el afán con el que tuvieron que hacerla porque llegaban los Reyes, entonces para mí fue la constructora y el gobierno que se apresuraron a entregarla. Después de 4 años siento que abandonaron el proyecto y nunca volvieron a intervenir, simplemente nos dijeron que se iba a cerrar por fallas, nunca existió una argumentación clara como queríamos. Nos dejaron un elefante blanco, porque quedó construida mal y fuera de eso llevan cuatro años intentando recuperarla y no lo han logrado”.

La repotenciación

En el 2015 se firmó el contrato de intervención, repotenciación de la estructura y construcción de la fachada de la biblioteca España por parte de la Secretaría de Infraestructura de Medellín con la firma Consorcio Obras Medellín por un valor total de $9746 millones, se hizo un anticipo de $3691 millones, pero el contratista no cumplió.

“Se efectuó un proceso sancionatorio por un mal manejo del anticipo que se le entregó a este contratista para las obras de la repotenciación. Fue un proceso que se adjudicó por la administración anterior pero nosotros la recibimos y nos dimos cuenta que los recursos fueron mal invertidos y finalizamos el proceso administrativo. Enviamos copias a los entes de control para que ejerzan de acuerdo a sus competencias todas las obligaciones ante estos contratistas”, explicó Paula Palacio, secretaria de infraestructura de Medellín.

La secretaria agregó que el proceso sancionatorio que adelanta la administración municipal tiene como objetivo recuperar esos recursos y que no se pierdan. “La aseguradora es la que nos va a responder a nosotros y estamos a la espera de que hagan los pagos”.

Palacio indicó que ya se cuenta con todos los estudios de vulnerabilidad sísmica que permiten conocer el estado real de la estructura. “Hay un estudio de laderas, adicional, que la curaduría solicita para poder repotenciar la estructura, estamos en ese proceso para poder terminarlo en este segundo semestre y así definir desde el proceso contractual  cómo se puede continuar con la intervención de la biblioteca España”.

Comisión accidental

El concejal Bernardo Alejandro Guerra, presidente de la comisión accidental que le hace el seguimiento a las obras inconclusas de la ciudad, indicó que la administración municipal es quien debe darle las explicaciones a la comunidad.

“En la comisión accidental en donde se le hace el seguimiento a la biblioteca España está muy claro que la biblioteca va a valer el doble, se robaron el anticipo de $3600 millones de pesos y están pidiendo otros $3500 millones de pesos para terminarla y ya vamos en $19.000 millones”, reveló Guerra.

Ante las opiniones encontradas sobre la repotenciación, Guerra dice que “nunca se debió haber comenzado la repotenciación sin haber buscado el diagnóstico completo y definir quiénes son los responsables, porque el Concejo no puede seguir aprobando por vigencias futuras, como se hizo el año pasado de $5000 millones y más presupuesto, para que se hagan las obras dos y tres veces en la ciudad de Medellín por problemas en los diseños iniciales, eso es una irresponsabilidad”.

El concejal es enfático al afirmar que si se trata de establecer un responsable de lo que sucedió con la estructura de la biblioteca, “el principal responsable y el que tiene la génesis del problema se llama Giancarlo Mazzanti, que es el diseñador, y el único que no ha dado la cara”.

“El principal responsable y el que tiene la génesis del problema se llama Giancarlo Mazzanti, que es el diseñador, y el único que no ha dado la cara” Bernardo Alejandro Guerra, concejal de Medellín.

Por lo pronto hasta el 2018 se podrá  conocer quien será el contratista encargado de ejecutar la obra y así darle buena sepultura al mamut que aún vive en las laderas de Medellín.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo