A Wilmar Roldán le soltaron la mano, incluso sus jefes

El colombiano, al igual que el árbitro uruguayo Andrés Cunha, están en el ojo del huracán. River pensó en reclamar la realización de nuevo del partido, pero declinó.

Por Román Gómez

La noche del 31 de octubre del 2017 será inolvidable para Wilmar Roldán. Fue de terror, no por Halloween claro está. El árbitro colombiano impartió justicia en la semifinal de la Copa Libertadores, obviando jugadas determinantes en el encuentro, más allá de la hazaña de Lanús dejando en el camino a River Plate.

El colombiano fue protagonista de inicio a fin, pero el penal no dado al término del primer tiempo, a favor de River, sigue dejando tela para cortar. El juez decidió no apoyarse en el Asistente de Video (VAR), por lo que quedó retratado y hoy todos hablan de él.

La indignación en el club millonario llegó a tal punto, que lo llevó a pensar una queja formal en Conmebol para repetir el encuentro. Con cabeza fría, el día después, los dirigentes de River dejaron atrás esa idea y asumieron la derrota, aunque bajo protesta.

El apellido de Roldán es el más famoso al inicio de noviembre en Argentina. La prensa le critica no haber visto la jugada en el video, al igual que culpan al responsable del VAR, el uruguayo Andrés Cunha.

Para colmo de males el jefe de ambos jueces, Wilson Seneme, no defendió a sus colegiados. El brasileño habló para medios gauchos y reconoció que para él fue penal, además que admitió que un jugador de Lanús debió ser expulsado por agresión a un rival.

“Roldán ve el contacto del balón con el brazo, pero fue una acción involuntaria. En cabina vieron que no había error suficiente para la intromisión del VAR. Cunha le dijo que chequeó la jugada pero que no había error claro”, Wilson Seneme.

Aunque el jefe de árbitros da lugar a la interpretación, sí otorga culpa a Roldán al no haberse apoyado en el VAR, así fuese para ratificar su decisión.

“La mejor solución para esta jugada debió haber sido una revisión, así no fuera para cambiar su decisión”.

Por otro lado, encerrado por las críticas que recibe, el exárbitro argentino Javier Castrilli salió en defensa de Roldán y culpó a los cronistas de FOX Sports, Mariano Closs y Diego Latorre, de exacerbar los ánimos en contra del colombiano.

El partido quedó atrás y la actuación de Wilmar Roldán quedó para la historia. Su presencia en Rusia 2018 puede verse debilitada luego de pitar la semifinal de la Copa Libertadores. En redes sociales, el juez recibió repudio e incluso amenazas de muerte, que están siendo investigadas

Por otro lado, el VAR llegó para eliminar las polémicas del fútbol pero está consiguiendo el efecto contrario: aumentarlas. El siguiente capítulo será en las finales del fútbol colombiano, ahí es probable que Roldán pite o no algún partido. Se verá si aprendió de sus errores.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo