Los árboles que sembraron para mitigar plagas y malos olores en Doña Juana

El operador de Doña Juana trasladó y sembró 800 árboles con el fin de crear una barrera ambiental entre el Relleno y la comunidad.

Por Publimetro Colombia

Para nadie es un secreto las dificultades que a diario enfrentan los ciudadanos, de las localidades de Usme y Ciudad Bolívar en el sur de Bogotá, que residen en inmediaciones de Doña Juana.

En más de una ocasión la comunidad ha denunciado, ante la opinión pública que los malos olores y la proliferación de plagas, a causa del basusero, les ha generado problemas de salud, sin contar con las graves consecuencias ambientales que impactan la zona con el paso de los días.

Precisamente, para mitigar de alguna manera estos efectos, el operador del Relleno Sanitario, Centro de Gerenciamiento de Residuos (CGR), llevó a cabo un plan durante los últimos dos meses, que consistió en el traslado y siembra de 800 árboles, con el fin de crear un barrera ambiental, entre el basurero y la comunidad.

En conversación con PUBLIMETRO Carlos Alberto Vega, director técnico del CGR, indicó que por compromiso de la licencia ambiental, estos árboles, que tienen entre tres y cuatros metros de altura, se movieron de la fase dos del Relleno Sanitario donde se van a disponer residuos en marzo del próximo año, hasta una zona limítrofe con el barrio Mochuelo Bajo sector Barranquitos (Usme).

“Estos árboles van a propender en tres cosas: primero, evitar la visual directa entre el barrio y el Relleno Sanitario; dos, van a impedir que la migración del viento lleven los olores hacia el barrio cuando estos árboles estén más grandes y lo último es que si se produce algún tipo de mosca, la barrera ambiental lo frenará”, argumentó Vega.

Por otra parte, para la comunidad esta acción no se ha realizado de la manera adecuada, como lo advirtió en diálogo con este medio Óscar Barón, representante de la Asamblea Sur y líder social de la zona: “Este tema ya ha sido denunciado varias veces, ante la Corporación Autónoma Regional (CAR) y el CGR, porque ellos arrancan los árboles de manera incorrecta y los dejan un tiempo en la intemperie, para luego los plantarlos en sitios que no están suficientemente abonados. Lo que ha sucedido es que los arboles se secan y mueren… Pero no ha pasado nada, porque la CAR nunca lo ha investigado con seriedad y el operador de Doña Juana lo que hace es un registro fílmico de esa tarea y con eso justifica ante los requerimientos de la licencia ambiental que está cumpliendo con la barrera ambiental”.

 

El objeto de los árboles

A su vez, PUBLIMETRO también se contactó a Carolina Montes, docente investigadora del departamento del Derecho de Medio Ambiente de la universidad Externado de Colombia, quien explicó que “la plantación de árboles es una medida que regularmente se toma desde la técnica ambiental, para prevenir o retener los malos olores. A esto se le llama barrera viva o natural”.

La docente indicó que el proceso de siembra es adecuado para las dificultades que genera el basurero en la comunidad: “En cuanto a la proliferación de insectos, también podría pensarse como una solución, en cuanto a tener árboles aromáticos, a que a su vez cumplan su función de ser repelentes. Entonces se podría hacer que los insectos no busquen irse a esas áreas y efectivamente podría aislarlos de la comunidad”.

Aunque esta medida, claramente, no es la solución definitiva a todas las problemáticas que se desprenden del botadero, así lo reconoció el vocero del CGR: “Los árboles no son una solución al manejo de residuos, pero es una actividad que puede ayudar a mejorar las condiciones entre el relleno sanitario y la comunidad”.

 

Acción de la comunidad 

A la vez que la empresa que administra el Relleno Sanitario terminaba la reforestación en el sector de Mochuelo Bajo, los vecinos de los sectores aledaños al relleno, con sus propios recursos, también realizaron una jornada de reverdecimiento, tras sembrar más de 400 árboles en la zona de Mochuelo Alto.

“Un grupo de pobladores, campesinos, estudiantes y profesores, estuvimos sembrando 400 árboles, en el limite del basurero, en vista que ellos (CGR) hacen el trabajo mal, porque los campesinos saben mucho más de siembra que los ingenieros ambientales del CGR”, argumentó el líder social Óscar Barón, quien a su vez denunció que esta acción debió realizarse hace muchos años, porque “lo correcto es que esta barrera ambiental se hubiera realizado hace 30 años, para que en este momento los árboles tuvieran un porte de más de 20 metros de altura, de tal manera que la solución, con el mantenimiento correcto, mitigaría de alguna manera los olores”.

Proponen un incremento en las tarifas

El Centro de Gerenciamiento de Residuos dice estar comprometido con mejorar su servicio, por tal motivo Carlos Alberto Vega, director técnico de la entidad, informó que: “La tarifa de aseo tiene tres componentes: barrido, recolección y disposición final. Bogotá tiene la tarifa más baja disposición final en todo el país; entonces nosotros pasamos una modificación tarifaría para el servicio, que eso lo tiene que aprobar la Comisión de Regulación de Agua Potable y Saneamiento Básico (CRA). Cuando nosotros (CGR) tengamos esa tarifa adecuada, vamos a mejorar muchísimo la operación, porque hay cosas que no hacemos en este momento, no porque queramos, sino porque la tarifa que nos pagan no alcanza para hacer todo lo que exige una Relleno Sanitario de talla internacional como es Doña Juana”.

De aprobarse el incremento tarifario se vería reflejado en el recibo de agua de los capitalinos.

 

 

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo