Una idea que llegará a la Luna

Tres jóvenes italianos han ganado un concurso internacional lanzado por la compañía aeroespacial india Team Indus.

Por Metro

Stefania Divertito, MWN

ROMA. ¿Cuántos niños a la pregunta “¿Qué quieres ser cuando grande?” responden: Astronauta? Muchísimos. Y así también Mattia. La diferencia es que para él no es un sueño, sino más bien un proyecto de vida.

A los 16 años, Mattia Barbarossa ha creado y realizado, junto a sus compañeros de viaje Darío Pisanti y Altea Nemolato, “Radio–Shield”, un envase como una lata de Coca Cola que enviado a la Luna, puede resolver el problema de radiación espacial presente en el espacio, el cual es altamente peligroso para los organismos vivientes.

Los tres jóvenes (16, 22 y 18 años) han ganado un concurso internacional lanzado por la compañía aeroespacial india Team Indus. El video de la premiación de Lab2Moon es digno de ver, especialmente por el sincero y contagioso asombro de los tres cuando anuncian el nombre de su proyecto.

A finales del 2017, Indus enviará “Radio–Shield” –elegido entre más de los 3 mil participantes– a la Luna. Los tres ganadores, provenientes de la región italiana “Campania”, han regresado hace pocos días a Italia. Contactamos Mattia por teléfono, che todavía no sale de su asombro.

 Ustedes tienen tres edades diferentes….tú y Altea cursan la enseñanza media y Darío se hati tulado apenas, con el ciclo de tres años, en ingeniería aeroespacial (obviamente con honores). ¿Qué es lo que los ha unido?

 La pasión por la investigación y el espacio. Nos conocimos durante el Nasa Spaceapp Challenge en Nápoles, en donde ganó el grupo de Darío y luego seguimos en contacto. Leyendo estudios sobre las cualidades de las cianobacterias para la producción de oxígeno y otros que indicaban su capacidad para la absorción de los UV, he pensado que podrían ser utilizadas también para la protección de las radiaciones espaciales.

Lo cuentas como si fuera una cosa normal que a 16 años se lean artículos de cianobacterias.

(ríe) Bien, tengo una gran pasión por el espacio. Yo tuve esta idea y la compartí con Darío. Pasamos largas noches en vela hablando de ello y planificándolo. Y luego invitamos a Altea a quién ya conocíamos. Por meses, nuestro grupo, se reunió a través de Skype durante la noche, hablando del espacio, de investigación, de radiación, estudiando y profundizando. ¡Fue genial!

 ¿Cómo funciona Radio–Shield?

Estudios no confirmados indicaban la posibilidad que estos microorganismos pudiesen proteger de las radiaciones y además se sabía ya que tenían el grado de absorber los UV. ¡Todo esto con un peso similar al del agua!. Y ahí fue cuando pensamos: ¿Por qué no utilizarlos como escudo de forma más simple, barata y de fácil producción considerando que se pueden crear in situ?

 Parece muy fácil….

 La idea es conceptualmente simple, nosotros hemos realizado un experimento para probarla y se pondrá en marcha a bordo del módulo de aterrizaje del Team Indus en un cohete de la Indian Space Research Organization.

 ¿Hicieron todo solos?

Nos han ayudado algunos profesores de la Universidad de Nápoles, pero quiero precisar que no hemos obtenido mucha ayuda en Italia. Por ejemplo, el grupo Inglés era apoyado por la BBC, la RAI ni siquiera pasó la noticia y ni menos la mencionó la prensa nacional.

¿Y las instituciones?

 Nada. Ni menos un retweet.

Y actualmente ¿en qué están?

 Yo, Darío y otro joven, llamado Francesco Renzulli, estamos diseñando un transporte orbital en grado de ser casi totalmente recuperable, a bajo costo y en un sitio de lanzamiento de pequeñas proporciones en Italia para reducir el costo de llegada al espacio. Estamos trabajando en un sistema de propulsión que esperamos que pueda cambiar las cosas, no sólo en el campo de la misilística, sino también en el de la aviación. Si tuviesemos éxito tendríamos una reducción en los costos de la investigación, y nos convertiríamos en los más jóvenes del mundo en lograrlo, dando a Italia un nuevo transporte para acceder al espacio y poder, de esta manera, que nuestro sueño de llegar al espacio, pueda ser realizado por todos.

 ¿Quiénes serán los inversionistas?

 Aquí tenemos un poco de problemas, una vez que hayamos realizado un buen y estructurado bosquejo del proyecto los buscaremos, presumiblemente se tratará de algunos meses…

 ¿Cuánto dinero necesitan?

Alrededor de 100 mil euros que, respecto al millón del más pequeño programa de transporte de cohetes no es mucho, es exactamente por este motivo que esperamos demostrar que es posible realizar un programa de transportes en grado de mandar en suborbita y en un futuro en orbita pequeñas cargas científicas recuperando gran parte de los vehículos con costo bajísimos…

¿Y de grande que te gustaría hacer?

Mi ambición es ir al espacio, convertirme en el primer italiano que van más allá de la órbita terrestre y espero que con los proyectos que estamos realizando sea más fácil, seguro y barato ir allí, impulsandonos cada vez más allá de nuestras actuales fronteras de exploración.

 

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo