Colombia y el mundo se unen en apoyo a Mocoa

Una pequeña población de 45.000 habitantes, de la que antes muy poco sabían, despertó el sentimiento de solidaridad de toda una nación después de un trágico desastre natural que terminó con la vida de más de 200 personas.

Por María Esperanza Arias Herrera

En la noche del viernes, en Mocoa, Putumayo, llovió como nunca antes había ocurrido. El cielo parecía desbordarse y rápidamente los tres ríos que rodeaban a la población acumularon el agua suficiente como para arrasar, con toda la furia, lo que encontraban a su paso.

Pocos pudieron reaccionar. Los gritos de auxilio tal vez se vieron opacados por el ruido de la avalancha que desapareció tres barrios por completo y destruyó otros 14.

A la mañana siguiente el panorama era desolador. La cifra de cuerpos encontrados en medio del lodo aumentaba rápidamente, mientras los sobrevivientes sostenían su cabeza entre sus manos ante la devastadora situación.

El dato:


210 víctimas mortales deja la avalancha, según Presidencia.


De inmediato el país reaccionó y las ayudas no se hicieron esperar. Por aire y tierra empezaron a llegar voluntarios de diferentes organizaciones para brindar atención a los heridos y colaborar con los operativos de rescate. Además, se enviaron a la zona cinco aviones de la Fuerza Aérea Colombiana (FAC), cuatro helicópteros del Ejército y tres de la Policía con personal médico y 1.120 miembros de las Fuerzas Armadas, entre los que estaban 150 miembros del Batallón de Ingenieros Militares.

A través de otras entidades del Estado también llegaron las donaciones de los colombianos como alimentos no perecederos, cobijas, colchonetas, agua y medicamentos, además del dinero que se recoge en una cuenta bancaria habilitada por la Presidencia de Colombia.

Y eso no es todo: el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) realizó un aporte de 200.000 dólares para la reconstrucción de Mocoa y el gobierno chino entregó una donación de 1 millón de dólares para el mismo fin.

Su reconstrucción

Al segundo día después de la tragedia el presidente Juan Manuel Santos regresó a Mocoa para realizar un consejo de ministros y planear junto a ellos lo que será el renacer de la capital de Putumayo.

También lo hizo para garantizar que fluya la asistencia humanitaria a los damnificados y heridos, estos últimos censados en en 203.

Según Santos, todos los gastos funerarios de los 210 fallecidos hasta el momento correrán por cuenta del Gobierno. Y a cada familia se le entregará una ayuda, a través del FOSIGA, de 18 millones y medio de pesos.

“Hemos vuelto hoy (domingo) para seguir adelante con todo lo que sea necesario para superar la emergencia. He venido a resolver los cuellos de botella, para que la parte humanitaria fluya y desde ahora iniciar la etapa de reconstrucción, como devolverle a las familias sus viviendas, la energía, el agua”, dijo Santos.

Durante las 12 horas siguientes al desastre natural el Gobierno puso en funcionamiento el Puesto de Mando Unificado en el que se centró todo el operativo para la atención de las víctimas y la entrega a los damnificados de kits de aseo, alimentos, carpas, agua, plantas de energía y de potabilización.

“Las ayudas se han venido distribuyendo. Hay que encausarlas de la mejor forma posible. Estamos trayendo más carro tanques, habilitando puentes y al mismo tiempo acelerar las construcciones, la parte estructural, la energía, el agua y la vivienda”, agregó.

El mandatario prometió que a los damnificados entregará subsidios de arriendo mientras se avanza en la reconstrucción de Mocoa, así como sucedió con Salgar, Antioquia, donde otra avalancha destruyó el 18 de mayo de 2015 el municipio y dejó 104 muertos.

“Aquí está el Gobierno, aquí está el Estado y aquí están todos los colombianos para ayudaros, para que queden mejor de lo que estaban antes”, concluyó Santos.

La frase:

​“Mocoa quedará mejor que como estaba antes”: Presidente Juan Manuel Santos

Alerta roja en ocho departamentos

El Ideam emitió alerta roja en ocho departamentos del país, además de otros que están en alerta naranja por posibles inundaciones o deslizamientos de tierra.

Entre ellos están Cundinamarca, Meta, Antioquia, Valle, Tolima, Nariño, Risaralda y Putumayo, este último afectado por la avalancha que destruyó gran parte de Mocoa.

Según el Ideam, son cerca de 500 municipios y 12 millones de colombianos los que están en riesgo por amenaza de inundación en todo el país.

Por eso pidió al Gobierno tomar acciones preventivas y a la población mantenerse atenta y hacer seguimiento al comportamiento del nivel de los caudales más cercanos a sus viviendas.

Reacciones

* "Estados Unidos ofrece sus condolencias a todos aquellos en Colombia que hayan sufrido como resultado de las devastadoras avalanchas": Departamento de Estado de EEUU.

* "Toda nuestra solidaridad y afecto, hermanos colombianos": Rafael Correa, presidente de Ecuador.

* "Por la pronta recuperación de los heridos… en estos momentos difíciles, expreso la solidaridad de México con el pueblo de Colombia y su Presidente": Enrique Peña Nieto, presidente de México.

 

También le puede interesar: Estos son los elementos que necesitan los damnificados por la avalancha en Mocoa

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo