¿Los medellinenses están dispuestos a dejar su carro en la casa para moverse en bicicleta o en transporte público?

La respuesta es poco alentadora para la administración municipal que busca incentivar el cambio de mentalidad en los ciudadanos.

Por Ariadne Agamez Lombana

La calidad de aire se ha deteriorado cada vez más. No hay día en el que en Medellín no se aborde la problemática. Basta con salir a la calle o mirar desde la ventana para entender que no es mentira, que la contaminación está acabando con el aire que necesitamos para respirar.

Según los datos presentados por el Área Metropolitana el parque automotor entre el 2005 y el 2015 entre carros y motos pasó de 478.000 a 1.347.736, de los cuales el 90% están matriculados en el Valle de Aburrá.

PUBLIMETRO hizo un sondeo para saber si los ciudadanos del común estarían dispuestos o no a dejar su vehículo en la casa para transportarse en bicicleta o en el transporte público y la mayoría dijo que no.

Catalina Yepes Vélez, ciudadana de Medellín, estaría dispuesta a dejar su carro en la casa siempre y cuando hicieran un descuento en los impuestos. “Estamos pagando impuestos por un vehículo que supuestamente vamos a usar toda la semana y si no lo vamos a usar, me parece justo que estos impuestos rebajen o en su defecto se exoneren, porque entonces voy a gastar en transporte público y adicional en impuestos y seguro para el vehículo. Debe haber un equilibrio entre las dos cosas”.

Para Yulisa Cartagena, de profesión contadora, dice que la bicicleta no es una opción porque vive en una pendiente y el sector donde trabaja no tiene ciclorutas. “No usaría el Metro porque siempre está lleno y tiene demasiadas escaleras, además que tengo que transportar a mi hija pequeña”.

Paula Ruíz, de Try My Ride, intentó dejar el carro en la casa pero la frecuencia del servicio de transporte público que opera por su lugar de residencia no se lo permitió. “Sé que hay algunos buses alimentadores del Metro, pero son muy demorados en pasar. No hay divulgación de las rutas que pasan por las zonas residenciales. La última vez que lo intenté esperé 20 minutos el bus y como no pasó tuve que regresar por el carro porque no podía esperar más tiempo”.

Esas son algunas de las respuestas, ahora el experto en movilidad consultado coincidió con que efectivamente todavía falta mucho para que los ciudadanos realmente tengan todas las garantías y que prefieran el uso de medios alternativos o el servicio de transporte público en relación con el vehículo.

Fabio Giraldo, especialista en seguridad vial y movilidad de Medellín dijo que, “Nosotros en Medellín no estamos realmente preparados para que las personas se desplacen en bicicleta, por  varias razones, entre ellas porque no tenemos una suficiente infraestructura en temas de ciclorutas o ciclovías, eso significa que los que se desplazan en bicicleta tienen que compartir la misma calzada con motos y vehículos”.

Giraldo destacó que para poder desestimular el uso del vehículo particular se debe garantizar no solamente la movilidad sino la calidad y la comodidad en el servicio de transporte público. “Las personas muchas veces no arriesgan ni la calidad, ni la comodidad, para movilizarse en servicio público. Así que primero se debe garantizar cobertura, calidad y comodidad, pero son cosas en las que todavía no estamos preparados”.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo