¡En marcha!

Hoy Guillermo Rodríguez nos da sus motivos para respaldar la marcha del 1 de abril contra la corrupción y el actual gobierno.

Son muchos los cuestionamientos que hoy se hacen todos los que apoyaron a la actual administración, y cientos más los que surgen de quienes no lo hicimos en razón de la más aberrante implosión institucional que sacude hoy por hoy a Colombia; así es como lo querían las Farc, guardar silencio estratégicamente en el consciente colectivo como un gato manso, frente a todo el despelote que vive en este momento Colombia, la información escandalosa frente al caso de Odebrecht, compañía que financió más de dos millones de afiches en la campaña de reelección y la que probablemente puso toda la “música” en el baile de miles de millones para poder ganarle en su momento al candidato de la oposición.

Los derroteros en contra de la corrupción deben estar al orden del día, no es justo que el dinero que se recoge en solo “IVA”, el cual está en el 19% por cuenta de la más reciente reforma tributaria, pese a las promesas de que no existirá alza alguna en este tributo, no sea suficiente para saciar, por una parte, la corrupción rampante y, por otra, las demandas de las Farc, como por ejemplo los sueldos cercanos a los dos millones de pesos para miles de desmovilizados que no solo estarán con ese sueldo, sino también con armas amparadas por el Estado. Cuando ese asunto fue derrotero de quienes promovieron el ‘no’ en el plebiscito, los tildaron injustamente de mentirosos y guerreristas.

Cómo es la vida, lo que ayer tildaban de mentira y distorsión política, hoy es una realidad, ¡triste pero real! Cuando se afirmó que las Farc no pagarían un solo día de cárcel señalaron a los que promovieron el ‘no’ de embusteros, hoy es bien sabido que las Farc no tendrán un solo día de penas privativas de la libertad, incluso tratándose de delitos de guerra y lesa humanidad, como lo son el desplazamiento forzado, el reclutamiento de menores y homicidios a traición, como lo fueron el secuestro y posterior asesinato de los diputados del Valle y la muerte de 11 soldados en medio de una “tregua” en 2015 en Buenos Aires, departamento del Cauca.

Cuando se afirmó y denunció que las Farc tendrían el perdón de un tribunal especial, el cual sería conformado incluso por designación de ellos mismos, se indicó que esa situación era imaginaria y distorsionada de la realidad, ya vemos cómo en cuentas de redes sociales muchos cabecillas de la organización Farc celebran “la concertación de mecanismos para la designación de quienes integrarán el tribunal especial de paz”; cuando se expresó que las Farc tendrían todas las gabelas de llegar al Congreso, a gobernaciones, a alcaldías e inclusive a la Presidencia de la República, tildaron a muchos de locos incendiarios, hoy vemos cómo llevan en ese camino a Colombia sin reversa a la vista.

En múltiples ocasiones se increpó la falta de voluntad de las Farc de usar sus recursos para reparar a las víctimas, a ello muchas voces, incluso desde la “institucionalidad”, expresaron que eran mentiras, que las Farc sí repararán a las víctimas, asunto que no se sabe aún de dónde saldrán los dineros para ello, porque claramente del dinero de las Farc no será. Hoy la Constitución fue violentada con el argumento de requerir un fast track para modificarla en razón de poder implementar la paz, como si los mas de siete años en esas fueran poco, así como tampoco será poco ese 19% de IVA y demás impuestos para nutrir una paz no refrendada por el pueblo, así mismo y por ello el primero de abril marcharé para decir ¡no más!

Por: Guillermo Rodríguez / @guillorodrig