El turismo sin control, las drogas y la prostitución, el dolor de cabeza de Provenza

El barrio Provenza, en el exclusivo sector de El Poblado, se ha convertido en un atractivo turístico, pero a la vez el foco de graves problemas de ciudad.

Por Ariadne Agamez Lombana

Hace unos años los extranjeros ni se imaginaban que Medellín podría ser una ciudad turística, por el contrario, la capital antioqueña estaba dentro de los destinos resaltados en rojo por las embajadas para que sus connacionales no lo contemplaran dentro de sus opciones. Sin embargo, Medellín cambió, en los últimos años su imagen en el mundo se transformó y se ha convertido en un atractivo turístico en todo el sentido de la expresión.

Ese gran auge que ha tenido la ciudad se ha visto reflejado en el número de visitantes que llegan año tras año a la capital de la montaña. En el 2016 entraron a la ciudad 263.450 extranjeros a través del Aeropuerto José María Córdova, según el informe de Flujos Migratorios de Migración Colombia.

Desde el turismo de negocios hasta el llamado popularmente como “mochilero”, se compone la gran variedad de los visitantes que están llegando a la ciudad. Ese enorme abanico que eso representa ha ido de la mano de la necesidad de atenderlo por lo que se ha generado que los antiguos centros turísticos se queden cortos y exista una extensión de la oferta turística en hospedajes, restaurantes, bares y entretenimiento, en sectores que anteriormente no lo eran.

Así ha sucedido en el exclusivo sector de Provenza, un barrio aledaño al Parque Lleras. Atrás quedaron los años en los era un punto de encuentro de familias, un espacio para caminar rodeado de naturaleza, un barrio tranquilo en el que sus habitantes vivían sin problemas. De eso hoy queda muy poco.

Santiago Solórzano, miembro de la Junta de la Corporación barrio Provenza, recuerda como hace cinco años todo era diferente, ahora la zona se ha convertido en un nuevo centro nocturno, lleno de nuevos bares y restaurantes que atraen otro tipo de situaciones.

“Hoy por hoy, eso atrae un comerciante y un turismo mucho más depredador, porque es el de la noche y la noche trae dealers de drogas, prostitución e inseguridad. Lastimosamente la zona está tomando vida mucho más nocturna, que está afectando no solamente las ventas sino la calidad del público que llega a los establecimientos”, explicó Solórzano.

La venta de drogas, la prostitución y la inseguridad son algunos de los problemas que se presentan en la zona. Desde hace algunos meses las autoridades han desarrollado operativos que lograron desmantelar una banda dedicada al microtráfico en el Parque Lleras en la que participaban siete miembros de la Policía, los cuales fueron destituidos y procesados. Sin embargo, eso no cambió mucho la situación para los comerciantes.

Solórzano dice que la zona se ha convertido en un centro de atracción para el turismo, pero que así como atrae a los turistas buenos también lo hace con los no tan buenos, que son los que llegan en búsqueda de prostitución y drogas.

"La prostitución en el sector poco o nada ha cambiado y es que no se tienen las herramientas suficientes para atacar el turismo sexual", Santiago Solórzano, miembro de la Junta de la Corporación barrio Provenza.

“La prostitución en el sector poco o nada ha cambiado y es que no se tienen las herramientas suficientes para atacar el turismo sexual. Nosotros frente a esto solo podemos reportar cuando hay algunas novedades; por ejemplo, cuando vemos niños o menores de edad llegando a supuestamente hostales o residencias de hospedaje, pero nada más”, expresó preocupado Solórzano.

Resulta que otro de los atractivos de la ciudad son sus mujeres, en el mundo Medellín también es sinónimo de ser la cuna de las mujeres más hermosas, lo que no está alejado de la realidad, pero que ha sido aprovechado por quienes promocionan la ciudad de una manera que no es correcta y que fortalecen el turismo sexual.

Si bien en Colombia la prostitución no es un delito, sí lo es la explotación sexual de menores. Por lo que para quienes deciden ejercer la prostitución, existen sectores claramente delimitados, así que quienes lo hagan fuera de las zonas establecidas en las ciudades son sancionados.

El Código de Policía vigente indica que en su Artículo 44, en el que se describen los comportamientos que no deben ser realizados por las personas que ejercen la prostitución, se resalta el numeral 2 que dice: “ejercer la prostitución o permitir su ejercicio por fuera de las zonas u horarios asignados para ello o contrariando lo dispuesto en las normas o en el reglamento pertinente de carácter distrital o municipal”.

Curiosamente las autoridades tienen identificadas a las personas que se dedican a la prostitución en Provenza, sin embargo, si no las observan ofreciendo sus servicios en el instante, no pueden actuar, porque podrían incurrir en una falta como lo es el acoso. Por ahora a quienes sí han logrado identificar les han impuesto un comparendo que durante estos meses es pedagógico.

Solórzano confirma que en el sector se siguen promocionando los paquetes que incluyen hospedaje, sexo, drogas y alcohol. Sin embargo, sí considera importante resaltar que algunos hostales desde la recepción controlan el ingreso de acompañantes de los extranjeros. “Pero hay otros en los que es muy obvio, porque se ve que el que llega a estas casas, porque ni siquiera son hostales porque no tienen ni letrero, donde el extranjero sale con su pareja y es demasiado evidente. No se puede juzgar a todos, pero sí hay algunos casos en los que solo con verlos se ve qué pasa en esas casas”, comentó el comerciante.

La experiencia en el sector les ha permitido a los comerciantes identificar el tipo de turista que es atraído por el turismo sexual y drogas diversas, y el que viene de fiesta para que se le incluya la marihuana. “El que llega por turismo sexual es el que gasta más duro, es el que despilfarra e invita a todos. Mientras que el “mochilero” viene a la ciudad de fiesta y son a los que más les gusta el consumo de la marihuana”, explicó Solórzano.

Efectivamente el tema de las drogas es otro de los grandes problemas con el que se vive en el sector. Leo Herrera, comerciante de la zona, llegó hace dos años al sector y ha notado el cambio tan fuerte que ha tenido durante los últimos meses.

“La problemática viene fuerte más o menos hace un año, que se aumentó debido a que hay más público y a que en el Lleras se estaban haciendo controles, entonces siendo vecinos del Lleras se nos desplaza todo. No creo que allá se haya acabado, sino que ha aumentado, se ha ampliado el negocio de venta de drogas, de prostitución y de delincuencia”, explicó Herrera.

Las drogas que se comercializan en el sector son principalmente cocaína y marihuana. “Es que llega al punto en el que cuando vas en la calle te ofrecen cinco, seis, siete veces las drogas abiertamente. En lugar de decir: “cigarrillos, chicles”, ahora es: “coca, weed (hierba), heroína”. Así lo hacen”, explicó herrera.

Operan de modo que pueden evadir a las autoridades, pues quien las ofrece no es el mismo que las transporta y por eso es que se complica que puedan ser judicializados como la comunidad espera que sea.

El Brigadier General Oscar Antonio Gómez, Comandante de la Policía Metropolitana del Valle de Aburrá, dijo sobre el tema que una de las metas que tiene es la de recuperar los parques y entre esos está el Parque Lleras.

“El Parque Lleras es un sector emblemático para la ciudad, toda persona que llega a la ciudad de Medellín, quiere visitarlo. Allí encontramos unos fenómenos bastante graves, la venta de estupefacientes, la prostitución, el hurto y el consumo de bebidas embriagantes en exceso en el parque. En los últimos días, los resultados que hemos obtenido por unas intervenciones que se han desarrollado han sido importantísimas. No podemos decir que el parque está recuperado al 100%, pero sí en un buen porcentaje, especialmente con la venta de estupefacientes”, dijo el Brigadier General.

El Comandante ratificó que se mantendrán los operativos y que se han identificado extranjeros que llegan a la ciudad a generar prostitución, por lo que serán individualizados para que se les adelante el proceso judicial que corresponde.

_______________________________________________________________

La administración Municipal, a través de la subsecretaría de Turismo está trabajando en la formalización del turismo, “sabemos que todos los prestadores de servicios turísticos deben contar con un Registro Nacional de Turismo, el cual los certifica. Esta actualización se debe realizar cada año y hasta el 31 de marzo tienen plazo para tener el RNT al día”, explicó Juliana Cardona, subsecretaria de turismo de Medellín.

Sobre la cantidad de hostales que se han abierto en el sector de El Poblado, la subsecretaria dijo que trabajan con las autoridades para hacer las visitas periódicas a los establecimientos para verificar que tengan todos los papeles al día.

En el Poblado se tienen registrados 159 establecimientos de alojamiento y hospedaje según el Sistema de Información de Turismo, SITUR.

_______________________________________________________________

¡Don't give papaya!

Así ha sido denominada la nueva campaña que los mismos comerciantes han creado con el objetivo de alertar a los turistas y evitar que sean víctimas de la delincuencia, otro de los problemas que se ha visibilizado con mayor frecuencia en el sector. Le advierten de no dejar el celular en las mesas o lugares fáciles de robar, no dejar los bolsos abiertos, no recibir ayuda de desconocidos, no exhibir sus pertenencias costosas, no comprarle a los vendedores ambulantes, entre otras.

_______________________________________________________________

La cifra 

En el 2016 entraron a la ciudad 263.450 extranjeros a través del Aeropuerto José María Córdova.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo