Con Odebrecht, Colombia vuelve a hablar de la corrupción

Lava Jato. Revelación de que el contratista pagó $ 11 millones en sobornos surgió en cuanto las Farc dejó de ser tema hegemónico en el país

Por Publimetro Colombia

Rafael Neves, Metro Curitiba, Brasil

Desde que los Estados Unidos revelara, a finales del año pasado, que Odebrecht pagó $439 millones de dólares en sobornos fuera de Brasil, algunos de los 11 países involucrados no han descubierto aún el nombre de un culpable siquiera. No es el caso de Colombia: el país ya tiene una radiografía de la mayor parte del esquema local del contratista, que distribuyó $11 millones de dólares en sobornos entre 2009 y 2014, y nuevos detalles son los titulares del día en la prensa del país.

La atención que se presta a la denuncia de Odebrecht es parte de un movimiento que, gracias al reciente acuerdo de paz del Gobierno con las Farc, pone a la corrupción como un tema central en el país por primera vez en mucho tiempo.

De acuerdo con el politólogo Jairo Libreros, negociar con la guerrilla o ganar militarmente era el único dilema que decidía las elecciones desde la década de 1990, pero la campaña de 2018 deberá tener un cambio de enfoque.

"El 'reflector' de las Farc no nos dejaba ver el problema de la corrupción en toda su extensión. Obras que no se cumplen, los cambios en los contratos que aumentan los precios y una serie de pequeños escándalos volvieron a interesar al público en los últimos meses. Estábamos en el medio de esta discusión cuando llegó la denuncia a Odebrecht ", dice Libreros, que es profesor de la Universidad Externado de Bogotá.

Ganador del Premio Nobel de la Paz con sólo el acuerdo con las Farc (que fue rechazado por la mayoría de los votantes en un referéndum), el actual presidente Juan Manuel Santos también aparece en el caso Odebrecht, aunque en circunstancias extrañas.

En enero, la Fiscalía colombiana anunció que el exsenador Otto Bula confesó, ya preso, haber recibido $4.6 millones de dólares de Odebrecht y luego haber pasado $1 millón para la campaña de Santos en 2014. Días después, sin embargo, el mismo Bula negó la información en una carta escrita a mano a la CNE (Consejo Nacional Electoral), diciendo que no realizó pagos a la campaña de Santos.

El presidente también lo negó. "Le pido a la CNE una investigación a fondo tan pronto como sea posible, de manera que salga a la luz toda la verdad en el caso de Odebrecht", escribió Santos en Twitter.

Pero en la última semana la Fiscalía confirmó que Odebrecht sí tuvo relación en la campaña presidencial de Juan Manuel Santos, así como en la campaña de su contendor, Óscar Iván Zuluaga. Ambos casos continúan siendo investigados hasta que las autoridades tengan certeza de cómo estuvieron involucrados estos políticos y sus asesores de campaña con Odebrecht.

Por lo pronto, Roberto Prieto, gerente de la campaña de Santos, desmintió la información entregada por la Fiscalía y Zuluaga anunció que aplazará su postulación como precandidato presidencial para las elecciones del 2018.

Carretera de sobornos

Todos los $11 millones de dólares que Odebrecht dice que han pagado sobornos en Colombia derivan de una sola obra: un tramo de 528 kilometros de la 'Ruta del Sol', una carretera que unirá, una vez terminada, a Bogotá con las playas de la costa norte del país.

El consorcio Ruta del Sol, que Odebrecht conformó con dos empresas locales y del que es socio mayoritario, habría pagado $6.5 millones al exviceministro de Transporte Gabriel García para ganar el contrato en 2009, y más de $4,6 millones al exsenador Otto Bula para tomar la llamada "vía Ocaña-Gamarra", unos 82 kilometros carretera anexa a la principal.

Al menos por ahora, la Justicia y el Gobierno han jugado duro con Odebrecht, que perderá sus tres contratos (además de las carreteras, el contratista hace parte de la revitalización del río Magdalena, que atraviesa el centro del país) y debe ser expulsada.

"Odebrecht va a salir del país. Una empresa que cayó en tales problemas de corrupción tiene que salir de Colombia ", dijo la semana pasada el actual Ministro de Transporte del país, Jorge Eduardo Rojas, al diario El Tiempo. El ministro dijo que el gobierno tomará las obras, incluida la concesión de ellas (cinco peajes ya funcionan en un tramo de la Ruta del Sol) y hará una nueva licitación tan pronto como sea posible, para no detener la construcción. Dos mil trabajadores de Odebrecht en Colombia, dijo, llevan dos meses sin salarios, y la ejecución de la obra es de 52%.

Uno de los tres detenidos en 'Lava Jato Colombia' (además de García y Bula), el empresario Andrés Cardona, fue investigado en 2012 por su relación con la "Carrusel de Contratación", un esquema de fraude en licitaciones. Pero Odebrecht, que opera en el país desde 1992 y cuenta con 12 obras terminadas, nunca había sido objeto de quejas.

Sin embargo, durante la administración de Alejandro Ordóñez en la Procuraduría se archivaron algunos casos que pudieron haber sacado a la luz pública estos casos de corrupción.

Por el momento, Odebrecht ha dejado en Colombia a tres capturados y una decenas de personas investigadas formalmente y otro tanto llamadas a interrogatorio, como es el caso de las exministras Gina Parody y Cecilia Álvarez por su eventual interés en la celebración de un otrosí en la construcción del Tramo II de la Ruta del Sol. Al parecer, la familia de Parody tenía intereses en el Tramo II de la Ruta del Sol y Álvarez, para ese momento ministra de Transporte, habría intentado favorecerlos.

Otros que están bajo el radar de las autoridades son el ministro de Interior, Juan Fernando Cristo Bustos, y otros 11 congresistas entre los que figuran Iván Duque, Roberto Gerlein y Bernardo Miguel Elías Vidal.

Otro lado


Odebrecht dice que colabora con la Justicia

A través de un comunicado, Odebrecht dijo que está trabajando con la justicia colombiana. "La compañía ha tomado las medidas necesarias y adecuadas para mejorar continuamente su compromiso con las prácticas comerciales éticas y promover la transparencia en todas sus actuaciones." Metro Curitiba.


Campaña presidencial

Publicista Duda Mendonça es investigado

Además del presidente Juan Manuel Santos, el ex senador Óscar Iván Zuluaga, que perdió ante Santos las elecciones de 2014 en estrecha decisión (50.99% a 44.99% del total de los votos), también es investigado.

La sospecha es que Odebrecht habría pagado parte de los $ 4.3 millones de dólares que Zuluaga debía al experto en marketing Duda Mendonça, coordinador de aquella campaña.

La información estaría contenida, según la revista Veja de Brasil, en una propuesta de delación que el propio Duda Mendonça negocia en Brasil. El periódico Metro trató de ponerse en contacto con el bufete de abogados que representa al publicista, pero no tuvo respuesta a las llamadas.

Cuando el caso salió a la luz a principios de este mes, Zuluaga negó públicamente las acusaciones. "No puedo responder por los actos de los demás, respondo por lo que pagué y me contrataron", dijo.

Sospechosos principales

Otto Bula, ex senador, habría recibido $ 4.6 millones por la vía Ocaña-Gamarra. La Fiscalía dice que él confesó transferencia de $ 1 millón de dólares para la campaña de Juan Manuel Santos en 2014, pero el propio Bula lo negó. El ya ex ministro Gabriel García habría recibido $ 6.5 millones por la la 'Ruta del Sol'.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo