Los salvavidas de Colombia para evitar recorte de EE. UU. en ayuda antidrogas

La visita del secretario de Estado adjunto para Narcóticos y Seguridad en el país puso en aprietos al Gobierno.

Por María Esperanza Arias Herrera

El Estado no pudo ocultar más el aumento de cultivos ilícitos en el país después que un informe del Departamento de Estado de Estados Unidos revelara que Colombia es el primer productor de cocaína.

A raíz de esto, el secretario de Estado adjunto para Narcóticos y Seguridad, William Brownfield, prometió viajar a Bogotá para hablar directamente con el presidente Juan Manuel Santos. Y así lo hizo.

Durante su visita, Brownfield no le entregó buenas noticias al mandatario, ya que la Casa Blanca está planeando un recorte para el presupuesto de 2018 en los recursos disponibles para programas de apoyo internacional. Dicho recorte sería hasta del 37% para el Departamento de Estado.

Por eso le advirtió a Santos y al ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, de un posible recorte en la ayuda económica para la lucha contra las drogas si el Gobierno no aumenta sus esfuerzos por la erradicación de los cultivos ilícitos, sobre todo los de hoja de coca.

El dato:


Los cultivos de coca en Colombia aumentaron un 42% en 2015 respecto a 2014, con 159 mil hectáreas, mientras que la producción de cocaína aumento un 60% en el mismo periodo.


En respuesta, el ministro Villegas le explicó a Brownfield, que fue embajador de Estados Unidos en Colombia entre septiembre de 2007 y octubre de 2010, los planes que adelantan para contrarrestar esta problemática.

Aseguró que en los últimos años han desmantelado las organizaciones criminales más peligrosas dedicadas al narcotráfico.

“Nosotros hemos impedido que decenas de miles de toneladas de cocaína y cientos de kilos de heroína hayan llegado a mercados de consumo en las últimas décadas”, manifestó.

También se refirió al nuevo plan de sustitución de cultivos ilícitos que ha permitido reemplazar las siembras en 48 mil hectáreas y esperan erradicar otras 50 mil hectáreas en el 2017. “El objetivo es que este año sean entre 90 mil y 100 mil hectáreas menos”, indicó.

Además, el ministro aseguró que “por primera vez” detectaron que hay cosechas de cultivos de coca que no tienen comprador, “lo que indica que ha dado resultados el trabajo de interdicción contra las redes de narcotraficantes, y que además, las Farc abandonaron áreas en donde tenían influencia y control de esos mercados ilícitos”.

A estos programas se suman los operativos de las Fuerzas Militares y de la Policía contra las redes de producción, transporte y comercialización de cocaína, en los que trabajan 7 mil uniformados.

La frase:

“Mientras haya mercado de consumo, habrá oferta en alguna parte del mundo. Y en este caso Colombia es uno de los países que más sacrificios ha hecho por limitar la demanda”, dijo el ministro Villegas.

La reunión entre Santos y Brownfield se realizó en la Casa de Nariño a puerta cerrada y Presidencia no emitió ningún pronunciamiento sobre los resultados de la cita.

Ahí también estuvieron presentes el embajador de Estados Unidos en Colombia, Kevin Whitaker, la canciller María Ángela Holguín, el ministro Villegas y el Alto Consejero para el Posconflicto, Rafael Pardo.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo