Una nueva polémica con los refrigerios escolares

Asoproval denunció que no se alcanzará a cubrir la demanda de ciertos productos en los refrigerios escolares.

Por Ximena Arias

Anteriomente, la Secretaría de Educación abría una licitación pública o realizaba una subasta entre diferentes empresas de alimentación para otorgarles un contrato que les permitía encargarse de todo el proceso de alimentación que consta de diversas fases. La primera es la compra de los alimentos, la segunda es armar el refrigerio y la tercera es llevarlos a los colegios.

Sin embargo, la Secretaría de Educación explica que el problema de las licitaciones era que éstas generaban procesos de tercerización, es decir, la empresa contrataba a otras compañías para que hiciera las diferentes etapas. La consecuencia era que aumentaban los precios de los refrigerios.

Por esta razón, la Secretaría de Educación junto con la entidad estatal Colombia Compra Eficiente, encargada de los planes de compras públicos en el país, decidió optimizar los procesos de licitación y comprar directamente los alimentos a los proveedores de acuerdo a su especialidad. Así, no habrá una sola empresa dedicada a hacer todo el proceso de los refrigerios, sino que se compraran las materias primas a unas compañías y luego, otras se encargará del proceso de ensamblaje y entrega de los alimentos en los colegios.

Sin embargo, la Asociación Colombiana de Empresas Proveedoras de Alimentos (Asoproval) y la Confederación de Padres de Familia denunciaron que mediante esta nueva forma de contratación no se garantizará ni la nutrición ni la calidad en los refrigerios escolares del Distrito.

De acuerdo a la Secretaría de Educación, los refrigerios deben constar de proteínas, una harina, un lácteo y una fruta.

La Presidenta de Asoproval, Mónica Barreto, afirmó que “por ejemplo, para la entrega de la fruta solo se presentó un proveedor que cubrirá 200.000 refrigerios y en total son 800.000. Así, se dejará de entregar la fruta en 600.000 y no se cumplirán con los estándares alimenticios”.

Según Barreto, el problema con las frutas se presentó también con alimentos como el helado, las galletas wafer y las galletas mini chips. Es decir, se cubrirá una parte, pero se dejará de ofrecer en algunos refrigerios.

Para Barreto, las plantas de ensamblaje que contrató el Distrito no son suficientes y “sólo se podrá cumplir con el 40% del total de la demanda porque no son lo suficientemente grandes”.

La Secretaría de Educación considera que las afirmaciones de la presidenta de Asoproval son especulaciones que no se pueden comprobar, ya que la institución ha garantizado la entrega de los alimentos. De acuerdo con la entidad, el 6 de marzo se establecerán los proveedores de los productos necesarios para los refrigerios y el 7, se firmará el contrato con las empresas que se encargarán del proceso de ensamblaje.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo