JIFE confía en que el acuerdo de paz mejore la lucha antidrogas en Colombia

La ONU confía en que el acuerdo de paz entre el Gobierno y la guerrilla de las FARC permita mejorar la lucha contra las drogas en Colombia gracias a la mayor presencia del Estado en todo el territorio.

Por Johanna Prieto

"Creemos que la situación sobre el control de drogas mejorará gracias a este acuerdo. No estamos seguros, pero es claramente lo que esperamos", explicó a Efe Werner Sipp, presidente de la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE), que difundió en Viena su informe sobre drogas de 2016.

Sipp destacó que en el acuerdo de paz figura un capítulo dedicado en exclusiva al problema de las drogas y cuyos objetivos son luchar contra el narcotráfico, fortalecer las fronteras y la aplicación de la ley.

"Tenemos la esperanza de que el acuerdo de paz contribuya a una mejora de la situación porque el Gobierno podrá ahora actuar en partes del país al que no tenía acceso", declaró el responsable de este organismo de la ONU que vela por el cumplimiento de los tratados internacionales sobre drogas.

El presidente de la JIFE recordó que en todos los países en los que hay conflictos armados la lucha contra las drogas es más difícil y confío en que la mayor presencia del Estado y la aplicación de la ley mejore la situación.

"Hemos seguido de cerca la situación en Colombia, tanto los aspectos positivos como los negativos, como es el enorme aumento del cultivo de coca", agregó Sipp.

En su informe, la JIFE recuerda que la superficie dedicada al cultivo de coca aumentó desde las 69.000 hectáreas en 2014 a las 96.000 de 2015, lo que representa un aumento del 39 por ciento.

El informe señala que las expectativas del proceso de paz podría haber contribuido a que los agricultores confiaran en beneficiarse de posibles programas de desarrollo alternativo, lo que habría causado un incremento del cultivo de coca.

Otro motivo que señala el informe para explicar este crecimiento de los cocales es el cese de la erradicación con la aspersión de glifosato.

Por último, la JIFE muestra su "preocupación" en el informe porque el Gobierno ha autorizado el cultivo privado para consumo personal, recuerda que tal actividad no cumple con las convenciones internacionales y pide que se adopten medidas para prohibirlo.

 

MÁS DE MUNDO AQUÍ

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo