Cuatro comedores comunitarios fueron cerrados y siete están en revisión

La SDIS se encarga de manejar los 141 comedores comunitarios que hay en Bogotá. Continuamente realizan actividades de monitoreo y evaluación a los operadores para determinar la calidad del servicio prestado.

Por Ximena Arias

La Secretaría Distrital de Integración Social (SDIS) terminó el contrato que tenía con cuatro operadores de comedores comunitarios porque presentaron fallas en el servicio. Y a otros siete les exigió que siguieran unas recomendaciones técnicas para la continuación del contrato con la entidad.

La SDIS se encarga de manejar los 141 comedores comunitarios en Bogotá, bajo el programa Bogotá Te Nutre. Los establecimientos son operados por terceros que se encargan de todo el proceso alimentario y la entidad distrital se encarga de brindar los espacios adecuados para los comedores. Igualmente, la institución periódicamente realiza labores de vigilancia y seguimiento. Frente a la evaluación, se encontró que en 11 había problemas de higiene y salubridad.

El subsecretario de Integración Social, Richard Romero, afirmó que “en muchos se encontró que la carne estaba en mal estado porque no cumplía la cadena de frío, los empleados manipulaban los alimentos sin guantes, las superficies no estaban limpias, los lavaplatos estaban sucios, el agua de consumo no era la adecuada, entre otros factores”.

Romero también explicó que otro de los problemas es que “muchos operadores no compran los alimentos en cadenas grandes como Colanta o Alpina, sino que van a plazas de mercado o a tiendas de barrio”.

Las personas que se veían beneficiadas por estos cuatro comedores comunitarios recibirán paquetes alimentarios, como una solución temporal, mientras se encuentra a otros operadores, como señaló la SDIS.

Los paquetes alimentarios son mercados que están compuestos por frutas y hortalizas como naranja, piña, zanahoria, plátano, pepino, entre otras. Además de granos como fríjoles y lentejas, enlatados como atún y sardinas. También, aceite, arroz, panela. La SDIS espera que duren aproximadamente 12 días.

A los otros 7 comedores se les realizará un plan de mejoramiento para verificar que los operadores implementen buenas prácticas de manufactura. Igualmente, se les brindará asesoría en buenas prácticas de manufactura durante toda la operación del servicio de alimentación. Si no cumplen con lo pactado se establecerán sanciones administrativas.

El otro problema: los beneficiarios del Programa

El 60% de los beneficiarios son menores de 17 años y el 15% son personas mayores de 60 años. Uno de los problemas que se presenta con el programa es que hay personas que hacen uso de los comedores comunitarios esporádicamente y no necesitan la ayuda alimentaria.

Esta situación genera que se le quite la posibilidad a las personas que requieren el servicio permanentemente. Por esto, la SDIS está realizando visitas a los beneficiarios para verificar si necesitan la ayuda alimentaria, y si cumplen con los requisitos de ingreso y permanencia.

Igualmente, la SDIS quiere implementar una estrategia de focalización para que solamente las personas que pertenezcan al nivel 1 o 2 del Sistema de Identificación de Potenciales Beneficiarios de Servicios Sociales (SISBEN) puedan ser beneficiarias de los comedores comunitarios.

Además, esperan que en un futuro se pueda implementar en los comedores comunitarios el sistema biométrico, es decir, la huella dactilar para identificar a los beneficiarios.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo