El 3 de marzo, 111 profesores darán lecciones de cultura ciudadana en las calles de Bogotá

Los jóvenes que participan en la campaña tienen diferentes habilidades artísticas como tocar instrumentos, actuar, pintar, entre otras

Por Ximena Arias

El 3 de marzo se lanzará una nueva campaña de cultura ciudadana que involucra a 111 jóvenes que han sido capacitados en cultura ciudadana por el Instituto Distrital para la Protección de la Niñez y la Juventud (Idipron). Otras entidades que acompañan el proyecto son la Dirección de Cultura Ciudadana de la Secretaría de Cultura, Recreación y Deporte.

El concejal de la Alianza Verde, Jorge Torres, es uno de los capacitadores en cultura ciudadana y explica que “todavía no queremos decir de qué se trata esta campaña porque el 3 de marzo queremos sorprender a todos los bogotanos”. Ese día se realizarán actividades en la Carrera Séptima y la Plaza de Bolívar.

María, es otra de las jóvenes que participará en la actividad del 3 de marzo. “Soy una profesora de cultura ciudadana y estoy acá para apoyar mi ciudad, y darle buen ejemplo a los habitantes”.

El coordinador de la estrategia de cultura ciudadana del Idipron, Luis Fernando Mora, explica que los jóvenes vinculados al Idipron hacen parte de las Unidades de Protección Integral a la niñez, adolescencia y la juventud. “Están entre los 18 y los 28 años de edad. Reciben formación académica para adelantar su bachillerato. Es importante resaltar que los chicos que participarán en la campaña tienen habilidades en la parte teatral, musical, artes plásticas”.

María cuenta que lleva 12 años en el Idipron. “Entré a los 8 porque consumía pegante. En esta entidad aprendí a tocar mi primer instrumento, que fue la flauta dulce y ya sé tocar otros como el clarinete y el saxofón. Ahora estoy aprendiendo la guitarra y el piano. He cambiado mucho mi vida y mi familia cree que puedo seguir adelante”.

Mora afirma que el objetivo es “empezar a cambiar paradigmas de comportamiento cívico en la ciudad. Hemos tomado cinco ejes fundamentales que son seguridad y convivencia, espacio público, violencia contra las mujeres, embarazo adolescente, y movilidad”. Mora señala que quieren retomar las actividades que se realizaron en las dos Alcaldías de Antanas Mockus desde 1995 y adaptarlas a la actualidad.

Tanto Mora como el concejal Torres recuerdan a Antanas Mockus como el gran líder en estos temas.  Torres afirma que “una de las frases que nunca olvido de él es “La vida es sagrada”, ese es el propósito final de la cultura ciudadana, que los bogotanos aprendamos a resolver nuestros conflictos de manera pacífica, que no utilicemos la violencia. El otro aprendizaje es que la cultura ciudadana tiene dos pilares fundamentales, la pedagogía que es la capacidad de enseñarle a otros por las buenas, y el arte que es el recurso que utilizamos para sacar de la cotidianidad e irrumpir el estado habitual de las cosas para llamar la atención de las personas”.

Frente al Nuevo Código de Policía, Torres considera que los medios de comunicación han mostrado una mala imagen de esta legislación porque sólo se asocia con más multas o con la mayor presencia de policías. “El Código no se hizo para sancionar a la gente o recaudar fondos, se planteó para que la gente conviva mejor. Con la campaña de cultura ciudadana, se pretende explicar a la gente el sentido de la norma para que sea cumplida de forma voluntaria”.

Aunque la Alcaldía de Enrique Peñalosa ha hecho numerosos esfuerzos por implementar la cultura ciudadana con campañas como ‘Dale ritmo a Bogotá’, con la que se pretende que las personas respeten las intersecciones en los cruces del semáforo, Publimetro reportó que los resultados no han sido los esperados por la Administración Distrital. Algunas de las razones de los bajos resultados son la desinformación sobre este tipo de iniciativas y, la falta y el adecuado funcionamiento de la infraestructura (para este caso, los semáforos).

A pesar de las críticas, el concejal Torres considera que lo más importante de las campañas de cultura ciudadana es que “lo fácil es aplicar multas o dar garrote. Además, se trae a colación el famoso dicho de “la letra con sangre entra”, que fue el modelo pedagógico que primó en el mundo entero por muchos años. Pero ya nos dimos cuenta que fue un fracaso. Actualmente, se aplican otras formas de enseñanza con las que se comprende que las personas son totalmente autónomas y capaces de seguir normas y comportamientos, sin necesidad de tener un policía al lado”.

Mora quiere que con esta campaña “nos volvamos más tolerantes, que seamos mucho más humildes. Esperamos que la gente bote los excrementos de sus mascotas en una bolsa, deje salir antes de entrar en el Transmilenio, entre muchos otros hábitos que si tuviéramos en cuenta mejorarían nuestra convivencia en la ciudad”.

En un futuro, a María le gustaría construir una peluquería para arreglar a las mujeres que son habitantes de calle.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo