Negligencia en el caso de una mujer con esquizofrenia abusada en un Centro de Protección

La Personería de Bogotá denunció el abuso sexual de una mujer con esquizofrenia en un Centro de Protección, ubicado en Cota

Por Ximena Arias

La Personería de Bogotá denunció que Rubiela Parra, quien padece esquizofrenia, quedó embarazada, debido a que fue abusada sexualmente por un auxiliar de enfermería que trabajaba en un Centro Integrarte, ubicado en el municipio de Cota.

Desde el 2013, Rubiela solicitó un traslado debido a los abusos sexuales. Tres años después, en noviembre de 2016, la Personería descubrió el incidente y pidió que la afectada fuera llevada a otro Centro de Protección. No obstante, los requerimientos de la víctima y de la institución fueron ignorados.

El 23 de agosto de 2016, los médicos del Hospital Simón Bolívar realizaron una ecografía en la que encontraron que Rubiela tenía 30 semanas de embarazo. De acuerdo al informe dado por la entidad, el personal médico y de atención del Centro Integrarte no se había percatado del estado de la paciente. Igualmente, registraron una sospecha de abuso sexual que se habría llevado a cabo a principios del 2016.

De acuerdo al informe del Hospital, la Personería determinó que en 8 meses, Parra no recibió la atención adecuada para su embarazo de alto riesgo y continúo tomando las mismas medicinas para su condición psiquiátrica. Además, fue sometida a un procedimiento de rayos X, que representa un peligro para la madre y la hija.

La Secretaría de Integración Social señala que desde agosto de 2016 inició el proceso de acompañamiento a la víctima. Finalmente, el 13 de octubre, Rubiela tuvo una niña que fue entregada en adopción a la Dirección Seccional de Usaquén del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF).

En noviembre de 2016, la Personería determinó que hubo un incumplimiento por parte de la Secretaría de Integración Social porque no estableció una ruta de atención adecuada para la víctima, ya que no se presentó una denuncia a la Fiscalía General por el abuso sexual cometido en el centro de salud y tampoco, se solicitó una valoración al Instituto de Medicina Legal.

Sin embargo, Secretaría de Integración afirma que fue el operador Funsabian del Centro de Protección, el que no activó las rutas de control para atender el caso de Rubiela Parra.

De acuerdo a la Personería de Bogotá, todo servidor público debe denunciar de forma oportuna, los delitos y las faltas disciplinarias de las que tenga conocimiento.

El 7 de diciembre de 2016, el supervisor del convenio suscrito con el Centro de Protección presentó la denuncia ante las autoridades sin precisar a ningún responsable y sin solicitar la valoración de Medicina Legal. Por otra parte, la Personería de Bogotá entregó los soportes de la historia oficial de la víctima a la Fiscalía General de la Nación y a la Dirección Seccional del ICBF.

Para diciembre, Parra se encontraba hospitalizada en el mismo centro en el que sufrió el abuso sexual. Actualmente, según la Secretaría, la mujer se encuentra en el Centro de Protección a Personas Mayores de 18 años, ubicado en Cota, y cuyo operador es la Fundación Clínica Megasalud.

Según la Secretaría de Integración Social, el operador Funsabian enfrenta un proceso de incumplimiento del contrato por la negligencia en el cuidado de la paciente. Igualmente, la entidad informó que la Fiscalía General de la Nación adelanta la investigación del caso.

 

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo