‘Dale ritmo a Bogotá’, la campaña de cultura ciudadana que aún no cruza el semáforo

La estrategia, que quiere enseñarle a los bogotanos a respetar las intersecciones, no ha arrojado los resultados que se esperaban

Por Publimetro Colombia

Con mucha expectativa se lanzó el año pasado la campaña de cultura ciudadana ‘Dale ritmo a Bogotá’, pero después de unos meses el objetivo de enseñarle a los capitalinos a respetar las intersecciones en cada cruce de semáforo se fue apagando como una fiesta cuando ponen una ranchera.

La campaña ni siquiera puso a bailar a los ciudadanos. Según la respuesta que obtuvo PUBLIMETRO de la Secretaría de Movilidad sobre la efectividad tras la implementación de la campaña, “el flujo vehicular es una variable que al parecer afecta considerablemente el respeto de la intersección. Cuando hay mayor riesgo de bloqueo (se asume que por mayor tráfico) parece disminuir la efectividad de la estrategia”.

La entidad también aseguró que “en el 24% de los ciclos de semáforos medidos, algún vehículo bloqueó la cebra. Las motocicletas son las que más obstaculizan el paso cuando el semáforo se pone en rojo”. Por supuesto, uno de los retos que se propuso movilidad para este 2017 fue continuar con la estrategia y así obtener mejores resultados.

Sin embargo, ‘Dale ritmo a Bogotá’ se quedó coja y hasta ahora no alcanzó a pasar el semáforo por lo menos con los ciudadanos. “No conozco la campaña, ni los ‘maestros del ritmo’, no sabía siquiera que había una campaña de cultura ciudadana para eso”, comentó Álvaro Morales, taxista bogotano.

“Pues sí escuche, pero eso no es como las campañas de antes que uno todavía se acuerda. Además tienen que arreglar los semáforos, porque hay muchos dañados o que cambian muy rápido y queda uno atravesado”, aseguró Darío Fuentes, conductor.

Los semáforos dañados o mal sincronizados son tan solo uno de los ‘cocos’ que debe enfrentar la actual administración y una piedra en el zapato para ‘Dale ritmo a Bogotá’. Ahora bien, aunque no ha tenido un impacto significativo en la movilidad de la ciudad, “el porcentaje de casos en los que los conductores se detuvieron debajo del semáforo para no bloquear la intersección pasó de 33%  a 44%”.

Uno de los retos que la misma administración se puso fue la de “fortalecer el ejercicio pedagógico asociado al respeto a las intersecciones más allá de un ejercicio de regulación”. En vez de un castigo, la idea es que los ciudadanos tomen conciencia y se empiecen a ver los resultados. Por supuesto, reforzar la campaña constantemente y hacerla visible es clave.

Queda claro que Bogotá aún no cuenta con una campaña de cultura ciudadana 'bandera' que le permita recuperar el respeto por sus calles, por las cebras y los mismos peatones. Lo último que se supo en este aspecto fue la creación del poder del cono, que de vez en cuando aparece en las redes sociales, pero sin mayor repercusión.


“Va a ser un ejercicio en alrededor de 20 intersecciones y poco a poco iremos a diferentes sitios para llevar esta iniciativa de cultura ciudadana”, aseguró el alcalde Enrique Peñalosa en el lanzamiento de la estrategia que hasta hoy se ha puesto en marcha en nueve intersecciones.


DATO

En promedio en 13% de los ciclos de semáforo medidos hubo posibilidad de que se bloqueara la intersección durante la medición.


 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo