Xavi Ayén, el conocedor de los escritores ganadores del premio Nobel de Literatura

Recientemente estuvo en la capital antioqueña. Fue invitado del Hay Festival Medellín 2017 para presentar el documental sobre Carmen Balcells, su gran aliada, en el que participó como guionista y entrevistador

Por Ariadne Agamez Lombana

Xavi Ayén es periodista de La Vanguardia de Barcelona, escritor de varios libros entre los que se encuentra ‘Aquellos años del boom’, una biografía de casi mil páginas de todos los escritores latinoamericanos de los años 60 y 70 que fueron vecinos en Barcelona, entre los que están Gabriel García Márquez y Mario Vargas Llosa.

Durante su visita a Medellín presentó el documental biográfico de la agente literaria Carmen Balcells, quien convirtió a varios escritores en un fenómeno mundial, considerada como la persona que movió los hilos detrás del fenómeno y con quien Ayén logró mantener una relación muy estrecha.

Lograr entrevistar a cerca de 23 escritores del Nobel de Literatura le ha dejado un sin número de recuerdos y anécdotas, experiencias que compartió con PUBLIMETRO.

Cuéntenos ¿cómo fue la entrevista con Gabriel García Márquez?

Gabriel García Márquez que no dio entrevistas los últimos 20 años de su vida, excepto la que me dio a mí, que estuvimos 3 horas y media en su casa de México, fue cuando me dijo y le anunció al mundo que había dejado de escribir, aquella famosa frase de febrero del 2006: “he dejado de escribir”. Fue una entrevista que yo le hice para mi periódico y que luego rebotaron la CNN, Aljazeera, New York Times, todo el mundo; pero claro, fue como una bomba.

Si Gabo no aceptaba dar entrevistas, entonces ¿cómo logró que lo recibiera?

Fue de una forma muy curiosa, yo tenía amistad con Carmen Balcells, que era su agente literaria. Carmen le había llamado una y mil veces pidiéndole por favor que me recibiera y él no quería, decía que no recibía periodistas para entrevistas; entonces urdimos un plan con Carmen y es que yo haría de mensajero, le llevaría a Gabo los regalos de navidad de Carmen Balcells.

¿Cómo realizaron el plan?

En las navidades del 2005 yo me presenté, Carmen le había avisado a Mercedes Barcha, llegué con una maleta de regalos de Carmen que pesaba 45 kilos, lo sé porque claro en la aduana la pesaron (risas), eran los regalos de navidad. Yo estaba un poco asustado porque a mí me había pagado el viaje a México mi diario, el hotel, todo y claro, yo no sabía si tenía entrevista y dije que iba a entrevistar a Gabriel García Márquez, pero yo no tenía la seguridad. Carmen Balcells y Mercedes Barcha se habían confabulado a favor mío, me dijeron que me abrían la puerta y que harían que viera a Gabo para entregarle la maleta y que una vez entrara empezara a preguntarle.

Y funcionó…

Lo curioso fue eso, que funcionó. Porque claro una vez que llegué allá me recibió una mujer del servicio, que trabajaba en la casa, le dije que quería verlo a él, me hicieron esperar 2 horas en un salón (risas), hasta que me recibió.

¿Qué pasó en ese primer encuentro?

Una vez lo vi me dijo: ‘¿cuánto le ha pagado a mi mujer para que le reciba?’ y luego, ‘bueno ya que está aquí y ha venido de tan lejos, pues pregunte, pregunte lo que se le ocurra’. Así fue, en realidad yo no sabía cuando viaje a México si al volver me despedirían en mi diario por haber pagado todo eso y volver sin nada o si tendría una entrevista, que en este caso, fue histórica.

¿Qué otra anécdota recuerda que le haya sucedido con algún otro escritor?

Fue con Vargas Llosa, él me recibió muy bien desde el principio, lo pude ver en varias sesiones para escribir mi libro. Resulta que cuando él estaba en New York la mañana de octubre en el que le llama la Academia Sueca para decirle que ha ganado el Nobel, yo fui el único periodista que estaba con él en ese piso de Manhattan.

¿Pero fue pura casualidad?

(Risas), fue bastante casualidad. Yo tengo un libro de entrevistas con varios Nobel de la Literatura, tengo algún contacto con la Academia Sueca, entonces vi por casualidad en el mes de febrero de 2010 que había un académico sueco que llevaba la maleta llena de libros de Vargas Llosa en francés, en estas ediciones de bolsillo francesas tan pequeñitas y le pregunté: ¿cómo es que está leyendo a Vargas Llosa en francés?, y me dice: ‘porque yo no leo español y en francés es más cercano al idioma original, pero mis compañeros de la Academia lo están leyendo en sueco’. Entonces, yo pensé: ah es decir que lo están leyendo todos. En febrero no se sabe quién puede ganar el Nobel, porque se falla en octubre, pero en febrero ya hay cinco o seis finalistas. Entonces yo me quedé con ese dato de que Vargas Llosa debía ser uno de los finalistas. Y dio la casualidad que ese mes de octubre él sacaba nueva novela, ‘El sueño del celta’ y me ofrecieron la posibilidad de irlo a entrevistar y tenía que ser en New York porque él estaba viviendo allí. Como mi diario había visto que había salido bien lo de García Márquez pues se arriesgaron.

Sobre sus libros, ¿cuándo sale en Latinoamérica ‘Aquellos años del Boom’?

Este año va a salir una edición para Latinoamérica de la editorial Debate, se va a titular igual, es una versión con menos páginas porque el original tiene casi mil; pero a la vez la información está más actualizada, porque por ejemplo, Carmen Balcells me dijo: ’hay cosas que solo podrás explicar cuando me muera’, y ya es un poco más de un año que se murió, entonces hay nuevas aportaciones, como el puñetazo famoso que le dio Vargas Llosa a García Márquez.

¿Existe alguna característica común de los escritores que han sido merecedores del premio Nobel de Literatura?

Lo que tienen es la dedicación total, se dedican a escribir de una forma que sacrifican familia, vida privada, ocio y les es igual si eso les va a salir bien o mal, pero que es una composición que les invade y que no pueden evitar. Yo no sabría hasta qué punto podrían obsesionarse con el trabajo creativo. Muchos han vivido la mayor parte de sus vidas en un universo distinto, han estado dedicados a sus novelas o a lo que estaban escribiendo y a veces cuando bajan al mundo real tienen como una sorpresa, como si de repente amanecieran en Marte.

¿Cuál es el próximo Nobel que tiene en la mira para poder entrevistar?

Mo Yan, el premio Nobel Chino, es uno de los que me faltan, ya he entrevistado a 23 premios Nobel, pero me falta Mo Yan, porque claro el desplazamiento a China ha sido un poco más complicado, pero seguramente este año lo conseguiré.

Cómo conocedor de los premios Nobel de Literatura, esta es una pregunta que no puede faltar, ¿qué opinión tiene sobre el nuevo Nobel de Literatura Bob Dylan?

A mí tampoco me parece el candidato más adecuado, las canciones de Bob Dylan son geniales, pero sin música, leídas, – te lo digo porque justamente tuve que hacer un trabajo para mi diario sobre la poesía de Bob Dylan, entonces me leí bastantes canciones – no se merecen el Nobel. Lo que es el texto escrito algunas están bien, pero otras muchas la gracia que tienen es como se dicen, la entonación, la voz, la música que las acompaña. Creo que es una excentricidad que el jurado ha cometido este año pero no creo que vayan a repetirlo mucho y a premiar cantantes de todas partes del mundo.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo