Desgarrador, veterinaria se suicidó con el mismo fármaco con el que sacrificó a muchos perros

Por Publimetro Colombia

Chien Chih-cheng era una brillante joven veterinaria, graduada de la mejor universidad de Taiwán y con la calificación más alta en la prueba que deben presentar las personas que quieren trabajar en el sector público, es decir, ella podría haber escogido el trabajo que quisiera en el sector público de su país. Sin embargo ella prefirió dedicarse al cuidado de muchas mascotas que habían sido abandonadas año tras año en Taiwán.

Ella creo un refugio para los perros que recogía de la calle para alentar a que fueran adoptados, pero, muchos de ellos tuvieron que ser sacrificados. Por eso el 5 de mayo de 2016, Chien se suicidó y lo hizo con el mismo fármaco con el que debía sacrificar los animales.

Antes de morir dijo que quería ayudar a las personas a entender lo que pasa con los animales abandonados en Taiwán y aunque muchos cuestionaron lo que hizo, otros se enfocaron en por qué los trabajadores que luchan contra el abandono de mascotas estan sometidos a tanta presión.

Según la BBC, en una entrevista con el canal de televisión local, CTI, Chien recordó cómo se sintió la primera vez que vio a un animal siendo sacrificado.

"Fui a casa y lloré toda la noche", dijo.

El mismo medio dijo que fueron las intervenciones en los medios de comunicaciones, como esa entrevista, las que provocaron que ella misma fuera blanco de ataques personales, esto porque cuando se informó que había sacrificado a 700 animales en dos años, fue apodada como "la hermosa asesina".

Aunque sacrificar perros no era algo que a Chien le gustara, ella y otros especialistas vieron en esa medida la mejor manera de terminar con la vida de animales que nadie quería, que ya estaban muy viejos o que eran muy difíciles de ser adoptados, pues si no lo hacía se les sometía al riesgo de contraer enfermedades en refugios superpoblados.

"Decían que era una carnicera… Con frecuencia nos regañan. Algunas personas nos dicen que iremos al infierno. Aseguran que nos gusta matar y que somos crueles", indica Kao Yu-jie, una de las compañeras de Chien en el refugio.

Otra de sus compañeras Winnie Lai aseguró "Ella misma se puso bajo mucha presión. Se preocupaba mucho por los animales y la presión laboral la afectó".

 

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo