Guía práctica para conocer el nuevo Código de Policía en época de Carnaval

Será implementado a partir del 30 de enero en La Arenosa.

Por Lina Robles

El ruido, consumir alcohol en el espacio público y no limpiar las heces de las mascotas son apenas algunas normas de convivencia que tendrán que acoger los barranquilleros con la implementación del Nuevo Código de la Policía. “Creo que hace falta más difusión porque el ciudadano común no tiene ni idea de lo que vendrá con el nuevo código”, cuenta la estudiante de Derecho, Sonia Peña a PUBLIMETRO.

Los alcances del Código, que comenzará a regir el 30 de enero, en la capital del Atlántico fueron presentados por el Comandante de la Policía Metropolitana, Brigadier General, Mariano Botero Coy. “Las multas se volvieron irrisorias y antes de ver la sanción hay que invitar a que el ciudadano pueda convivir en paz y armonía. Incumplir el Código conlleva una multa que afecta la economía del ciudadano”, resaltó el General.

No más cerveza en el bordillo

Una de las normas que más polémica ha generado en época de precarnavales, tiene que ver con la prohibición de consumir licor en las esquinas o en el espacio público, que es un comportamiento muy común entre los barranquilleros. “Pienso que será muy difícil que la Policía pueda hacer cumplir esta regla de que la gente no tome en el bordillo porque en Carnaval todo se vale”, expresó el comerciante Wilson Sánchez. La medida contra el consumo de licor en la calle está contemplada en el artículo 140 del Código, donde se lee que “consumir sustancias alcohólicas o sicoactivas en el espacio público o en lugares privados abiertos al público generará una multa de ocho salarios mínimos diarios o 196.725 pesos y la disolución de la actividad. En los casos donde el consumo sea en inmediaciones a una institución educativa, la multa sube a 16 salarios diarios o 393.449 pesos”.

Música a bajo volumen y bailes con permiso

El nuevo Código también permitirá a la Policía apagar y disolver equipos de sonido, picós y demás aparatos que generen ruido en fiestas, reuniones, ceremonias, actividades religiosas en casos que afecten la convivencia del sector. La multa a quienes incurran en esta alteración del orden público puede llegar hasta 16 los salarios mínimos diarios o 393.449 pesos. Los bailes o los picós, muy propios del Carnaval, deberán tener los debidos permisos de las autoridades distritales. “El picó es un comportamiento que altera el sueño y la calidad de vida del ciudadano. Debe ser sancionado porque genera stress y no deja vivir en paz”, manifestó el Comandante Botero Coy.

Las autoridades señalaron que el Código no está en contra de la celebración de Carnaval de Barranquilla sino que busca proteger a los ciudadanos para que disfruten de la fiesta en “convivencia y paz”, recalcó el Brigadier General.

El nuevo código también prohíbe las ventas callejeras que no tengan permiso del Distrito y el acto de orinar o hacer actividades fisiológicas en el espacio público tendrá una sanción de 786.898 pesos.

A recoger las heces de las mascotas

Unidades especializadas del Grupo de Protección al Medio Ambiente realizaron una campaña preventiva tiene como fin dar a conocer las recomendaciones a los propietarios de mascotas en la ciudad, sobre algunos apartes de la Ley 1801 de 2016. Este artículo contempla en el nuevo Código unas multas para aquellas personas que no recojan las heces de sus mascotas y a quienes se abstengan de portar los elementos de seguridad para perros potencialmente peligrosos como bozal y traílla.

Quien incumpla estas normas acarreará unas multas equivalentes a los 98.362 pesos hasta los 197.724 pesos, respectivamente, según estipule la autoridad competente.

Además se hizo entrega de bolsas de papel elaborado con material reciclable y palas para la recolección de las heces de los animales en parques y zonas verdes de Barranquilla.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo