Una realidad poco común, los trastornos emocionales caninos sí existen

Así como los humanos las mascotas pueden presentar algunas patologías como trastornos emocionales que si no se detectan a tiempo podrían generar graves problemas.

Por Mónica Garzón Ramírez

Entender el comportamiento de un perro nunca ha sido una tarea sencilla, más aún cuando se quedan solos en las casas, es muy común escuchar a los amos quejándose porque su perro aúlla, destruyó algo, se vomitó o hizo sus necesidades por toda la casa cuando estaba solo. Pero ¿por qué pasa esto?, ¿realmente es un perro malcriado y destructivo? o su comportamiento se debe a trastornos incomprendidos.

Lo primero que debe saber es que los trastornos emocionales en la psicología canina suelen ser manifestados a través de problemas de comportamiento, hay una serie de señales que le permiten valorar si su perro está desequilibrado o emocionalmente inestable.

De acuerdo con Angélica González, experta en psicología y adiestramiento canino de Waggo, los trastornos que presentan con más frecuencias los perros son:

Trastorno depresivo canino: es una condición temporal o permanente que afecta el estado de ánimo, incapacitando al perro para sentirse feliz y disfrutar de las emociones que ofrece su vida. Su origen puede ser genético, biológico o psicosocial y su tratamiento puede incluir apoyo emocional, actividad física, cambios de rutina e incluso terapia cognitiva o medicación psiquiátrica.

Trastorno emocional por Híper apego: es un estado de dependencia emocional extremo, donde el perro siente la necesidad continua y repetida de estar con el sujeto de su afecto, manifestando cambios en su estado emocional y psicológico ante cualquier suceso que le impida su cercanía o permanencia con este. Su origen está relacionado a fallas en el destete materno, sobreprotección de sus amos y falta de estímulos de confianza e independencia. Superar esta crisis requiere apoyo profesional, trabajo conjunto con la familia humana, cambios de rutina, actividad física.

Trastorno de ansiedad por separación: es una condición extrema, donde el perro no logra superar la ansiedad que le produce la separación de un ser en el que fijó su afecto. Generalmente se relaciona con el síndrome de híper apego, pues pese a ser diferentes, muchos de sus síntomas convergen. Su tratamiento requiere apoyo profesional, trabajo conjunto con la familia humana, cambios de rutina y mucho apoyo cognitivo emocional.

Además la recomendación general es ser cuidadoso y observador con los comportamientos de se mascota, sobre todo, prestar atención a cambios en temporadas largas de tiempo. Si sospecha que su perro tiene un problema real, es necesario que acuda con un veterinario especializado en psicología animal.

Consejos

  1. Si su perro ha mostrado síntomas de depresión, quizás es porque ha habido alguna situación nueva en su rutina, alteraciones en su medio social que han hecho que se sienta incómodo y que no esté tan feliz. Prestarle atención, enviarlo de paseo con otras mascotas, o iniciar rutinas de juego y entrenamiento puede ayudar a que su energía se revitalice, sin embargo, si su cuadro es continuo, tratarlo con un profesional es la mejor opción para evitar que su trastorno se vuelva crónico.
  2. Si los signos de su perro evidencian ansiedad por separación o híper apego, siempre es mejor acudir a expertos en comportamiento, pues ellos le darán las directrices adecuadas para que su mascota pueda superarlos.
  3. Como último consejo, recuerde que estas afecciones requieren amor y mucha paciencia y que no es culpa de su mascotas, pues él no busca sentirse de esa manera; sus síntomas solo expresan un gran malestar, el cual incluso a veces requiere intervención farmacológica y tratamiento psiquiátrico.

Si usted quiere saber si su mascota sufre de algún trastorno emocional, a través de este test desaroollado por la experta usted podrá reconocer si su perro sufre de alguno de los síndromes mencionados:

Depresión: A

Híper apego: B

Ansiedad por separación: C

  SIGNOS Y SÍNTOMAS TRASTORNO
1 Orinó, defecó, vomitó o salivó sin razón

 

A B C
2 Muestra signos de estrés cuando va a salir de casa (le persigue, aúlla, llora, camina en círculos)

 

  B C
3 Muerde y destruye cosas cuando usted no está   B C
4 Se lame o acicala en exceso hasta lesionarse A    
5 Muestra signos de estrés agravado cuando lo deja (vocaliza, raspa las puertas, se orina o vomita) A B C
6 Apático y desinteresado ante cosas que antes lo emocionaban A    
7 Desórdenes en el sueño, la comida o el peso A    
8 Cambios repentinos en la conducta o personalidad, llantos inexplicables, comportamientos extraños A B  
9 Cola entre las patas, ganas de estar en un solo lugar y falta de sociabilidad A    
10 Permanecer pegado a su dueño y busca continuo contacto físico B C
11 Orina o defeca sus objetos personales  repentinamente A B C
12 Raspa o lloriquea en las puertas que lo separan de su dueño

 

B C
13 Expresa territorialidad y no permite que otras personas se le acerquen B  
14 Se orina cuando hay reencuentros son usted u otras personas de su afecto B C
15 Caída excesiva de pelo, enfermedades recurrentes, descalcificación ósea (en especial dientes)

 

A   C
Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo