Los problemas que podría traer un aumento generoso del salario mínimo

En la negociación del salario mínimo muchas personas esperan que puedan contar con mejores ingresos, pero económicamente esto podría provocar serias dificultades.

Por Juan Manuel Reyes Fajardo

La discusión del incremento del salario mínimo, muchas veces, se convierte en un enfrentamiento entre los gremios y las centrales obreras. Para muchos, los gremios ofrecen el mínimo como una forma de ahorrar gastos para las empresas, pero existen otros problemas que produciría un incremento superior al 10% como el propuesto por los sindicatos.

El problema báisco surge porque los salarios no suben todos en el mismo porcentaje. El aumento del salario mínimo está atado a los empleados que ganan esta cifra, a los trabajadores públicos y a los pensionados. Para el resto de la población trabajadora, la negociación depende de varios factores inherentes a su empresa.

Lo que no depende de estos factores es el número de costos dependientes del incremento del salario mínimo. Servicios como multas, contribuciones judiciales e incluso seguros también dependen de este aumento.

Los siguientes servicios tienen incrementos atados al salario mínimo:

  • Multas y comparendos de tránsito
  • SOAT
  • Cuotas moderadoras de EPS
  • Aporte de pensión a quienes ganan el mínimo
  • Grúas y costos en los patios
  • Multas judiciales

Como se ve, todas estas tienen un impacto directo no solo en quienes reciben el mínimo, sino también en quienes ganan más dinero. Así, la población que no tiene un incremento similar alconcertado entre gremios y centrales obreras sufriría una pérdida de poder adquisitivo (puede comprar menos productos con sus ingresos).

Así mismo, los aumentos del salario mínimo vienen conectados de manera directa con la inflación. “Un incremento de los salarios hace que haya más dinero en la economía, con lo que los productores tienen un incentivo para subir precios. De nada sirve un aumento del 10% en el mínimo si los bienes también suben 10%”, explica el economista de la Universidad Nacional Andrés Patarroyo.

A pesar de esto, la Corte Constitucional exigió que el aumento del salario mínimo sea superior a la tasa de inflación, para evitar que los incrementos hagan que la población pierda poder adquisitivo.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo