Vigilias de paz de las Farc crearon polémica en diferentes sectores políticos

Por PUBLIMETRO/EA
Otro punto de vista

Ariel Ávila, de la Fundación Paz y Reconciliación, explicó a Blu Radio que el objetivo de fondo de estas vigilias de las Farc sería buscar una protección ante la debilidad que representa un cese al fuego sin un acuerdo de paz en vigencia.

“Lo que se ve con la convocatoria de las vigilias no es nada de política en armas, sino que están pidiendo una protección de la sociedad colombiana en el sentido de que el cese bilateral planteado es un cese inestable, porque es un cese bilateral casi que estatua, no hay verificación internacional”, manifestó el analista.

Las vigilias se realizaron el 31 de octubre en campamentos ubicados en la mayoría del territorio nacional donde los guerrilleros de las Farc están concentrados desde que se anunció el cese al fuego bilateral.

Para el evento convocaron a las universidades, miembros de la iglesia, organizaciones sociales, indígenas, afros, campesinos y todos los que quisieran participar en esta reunión en la que pedirían apoyo al proceso de paz.

Pero a muchos este hecho no les gustó. Uno de los primeros en pronunciarse fue el gobernador de Antioquia, Luis Pérez Gutiérrez, quien a través de una carta dirigida al presidente Juan Manuel Santos manifestó su preocupación por las vigilias.

Pérez aseguró que algunos de los alcaldes de municipios donde hay presencia de las Farc estaban “inquietos” por la falta de información que había sobre el tema.

“He recibido información de los alcaldes municipales donde hay zonas de concentración de que las Farc están convocando a reuniones masivas a las comunidades -llamadas vigilias-, lo cual deja entrever un salpicón político-religioso entre miembros de las Farc y comunidades religiosas. Los alcaldes están inquietos y preocupados sobre si este tipo de reuniones que quiere realizar las Farc son o no legales y qué impactos puede tener sobre la seguridad de la ciudadanía”, se lee en la carta.

Por eso pidió a Santos que entregara directrices sobre el manejo que debían dar a la situación las autoridades locales.

El expresidente Álvari Uribe también se mostró de acuerdo con Pérez y manifestó que “cualquier ejercicio político (de las Farc) con armas es rechazable”.

Sin embargo, Aida Avella, presidenta de la UP se refirió al tema desde su Twitter diciendo que “son tan amigos de la guerra como enemigos de las vigilias por la paz. Tienen demasiado temor de ver a las Farc actuando en política”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo