Así es Café Devoción, la mejor bebida colombiana en Estados Unidos

Por Monica Garzón


“Lo que hacemos es muy original y único, somos los únicos que tostamos realmente café fresco”, Steven Sutton CEO y Presidente de Devoción.

Proceso “farm to table”

1.Traemos el Café de todas parte de Colombia hasta Bogotá en pergamino o en proceso natural.

2.Trillamos el café en nuestra planta.

3.Fedex recoge el café y los transporta vía avión hacia Estados Unidos, ya sea en verde o tostado.

4.Al quinto o sexto día llega el producto hasta allá.

5. En días ya está en la taza.

El café colombiano ha tenido una posición destacada en la historia por múltiples razones que le han valido el calificativo de uno de los mejores del mundo.

Uno de ellos se trata de la compañía colombiana Café devoción, quien a través de la producción y comercialización de café fresco tostado a logrado revolucionar el mercado del café Premium en Estados Unidos.

Ofreciendo como promesa de valor el producto más fresco en diez días después de cosechado, fueron reconocidos como el mejor café de Nueva York y uno de los 10 mejores de Estados Unidos, por el periódico USA Today.

Su producto proviene de granjas localizadas en las regiones más recónditas e inaccesibles de la selva colombiana, allí trabajan con más de 400 agricultores, algunos víctimas del conflicto y otros que pertenecen a las comunidades indígenas y afro-descendientes. Es así como desarrollan prácticas sostenibles y el pago de los precios de comercio justo ayudando a provocar el cambio y el orgullo de la gente en las regiones en conflicto del país.

“Traemos el progreso y el orgullo a los productores de las regiones que han sufrido durante la larga duración del conflicto interno de Colombia” asegura Salomón Winograd Gerente de Sostenibilidad.

Café Devoción incursionó en la ola de cafés boutique, que exige conocimiento de altura, acidez, origen, pero también condiciones de sostenibilidad ambiental y social; sin embargo no se quedaron solo ahí ahora incursionan en una nueva ola, se trata de “farm to table” (de la finca a la mesa), es decir, donde la frescura es la prioridad.

“Todos nuestros granos son molido en seco en Bogotá, y rápidamente enviado a los EE.UU. a través de FedEx para asar. Esto significa que podemos garantizar el café recién tostado” agregó Winograd.

La marca hizo presencia en Brooklyn en diciembre del año 2014 y, aunque empezó como Devotion, la cual llegó a hacerse al 80 % del mercado de cafés boutique en Bogotá, antes de llegar a Nueva York, se asesoraron sobre si este nombre era el adecuado, pero ese trabajo resultó en el cambio de nombre para que el concepto fuera más coherente con una empresa 100 % colombiana.

Según Winograd este café es sostenible, lo que lo convierte en el mejor del mundo “en Colombia hay lugares donde hay una o dos cosechas al año, nosotros tenemos sitios en el país donde se está cosechando el café todo el año”.

Lea también

 
 
 
PUB/MG
Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo